jueves, 3 de mayo de 2007

Cuestión de grandeza


Para los grandes retos no sirve cualquier amago. Para afrontar la gloria, para tocar con los dedos la fantasía de los sueños que nos invadieron de pequeño hay que tener una condición superior, una motivación extra y una manera de hacer las cosas distintas del resto de la gente.

A veces, cuando la rutina nos incomoda y creemos que no nos quedan más vajillas por romper, procedemos a dar un salto de categoría. Suele pasar cuando los sueños se cumplen y pasan de largo, cuando los retos más sencillos se convierten en costumbre y cuando son las altas pretensiones las que estimulan el hilo de nuestros convencimientos.

Al Milan de hoy le ocurre lo mismo que al Real Madrid de hace unos años. Hasta que los delirios de grandeza de Florentino hundieron en la miseria y el desconocimiento a un equipo acostumbrado a ganarlo todo, al Madrid, igual que al Milan, solo le motivaba la Copa de Europa, porque cada uno de sus jugadores, con más gloria que sueños en su espalda, sabía que la grandeza, el reconocimiento, los galardones y las renovaciones millonarias, derivan de las grandes empresas.

Por ello, era habitual ver a aquel Madrid perder cero a dos con el Alavés un sábado y aplaudirlo tres días más tarde después de conquistar Old Trafford o el Olímpico de Munich. Por ello, es habitual ver a un Milan desmotivado en una lucha desigual por el scudetto y, sin embargo, verlo días después apabullar a todo un líder de la liga inglesa. Jugará su octava final en dieciocho años. A grandes retos, grandes motivaciones. A grandes motivaciones, grandes partidos.

6 comentarios:

Juan Ramón dijo...

No me sorprendió tanto la victoria del Milan como la facilidad con la que lo consiguió.Si lo hizo por contra el Manchester,un equipo al que siempre voy a admirar por su filosofía pero que ayer quizá regaló un medio tiempo y eso a estas alturas se paga muy caro.En fín,no voy a negar que el rival que prefería para mi liverpool no era otro que el Manchester por aquello de la rivalidad más allá de los terrenos de juego pero está otra final que se nos ha brindado no desmerecerá a la otra.Hay mucho honor en juego sobre todo por parte de los italianos que si nunca me han enamorado por su juego si lo hacen por el enorme oficio que siempre demuestran.La suerte está echada y dentro de unas semanas la respuesta.

Pablo dijo...

Creo que todos esperamos una final como la de hace dos años, repleta de emoción y muchos goles. Seguramente no sea así, pero mantenemos la esperanza.
Gracias Juanra, contar con tus comentarios hace que este blog sea un poquito mejor. Todo un honor contar con tu participación.

Seeker dijo...

Yo soy seguidor del Manchester y me parece de vergüenza que no sepan lo que cuesta regalar un tiempo, y si encima te meten dos goles apaga y vamonos

Alvaro dijo...

A pesar de la ventaja que tenía el Manchester, el Milan es mucho Milan, y lo demostró. Partidazo de los de Ancelotti que dejaron fuera a un United que pierde fuelle fuera de casa. Kaka' volvió a demostrar su grandísimo estado de forma y también que es el auténtico líder del club rossonero.

zaragocista dijo...

Muy de acuerdo con tu post. La mentalidad hoy en día gana partidos por sí sola, porque hay muchos rivale sparejos.


Saludos.

Javi dijo...

Igual al Liverpool le pasa algo parecido, aunque es distinto. El Liverpool hoy en día no podría aspirar a ganar la Premier. Será una dura batalla entre dos colosos, espero que con igual resultado que hace 2 años.

Un abrazo