miércoles, 20 de junio de 2007

Así deberíamos creer nosotros en la selección y así debería la selección creer en nosotros

A menudo nos han intentado definir la fe como ese ejercicio de autoconfianza capaz de mover montañas. Los elementos que necesita cada héroe para llevar a cabo su misión son la gloria personal, el orgullo por lo que está por venir y la ilusión de quienes le rodean. Al Real Madrid no le han faltado ninguno de estos elementos desde que se empeñó en desenterrar su hacha tras un frenético partido en el Nou Camp; cuando la andanada fue consciente de que el toro volvía a embestir, ni prensa, ni afición, ni agnósticos del milagro le dieron la espalda.

En el éxito más reciente del Madrid sobreviven los valores de un equipo campeón: administración del talento, fortaleza física y hambre de triunfo. Era por ello que cada gol de última hora era aplaudido como si del último de la historia se tratase. En cada victoria quedó dibujada la sonrisa de quienes supieron desde el principio que había llegado la hora de volver a vender un título.

En el mismo lugar de la palestra en el que se encuentra el Madrid cada vez que le sobrecoge una derrota, está la selección española. Todos nos mostramos igual de poco generosos en el verbo y en el perdón; cuando pierde, lo primero que hacemos es fusilar al entrenador y después vamos despellejando a los jugadores uno a uno como si fuésemos tertulianos de un programa basura. Sin embargo, cuando gana, no nos queremos creer el éxito y pasamos de puntillas por la alegría porque estamos seguros que no tardará en llegar el fiasco.

Inversamente a lo que le ocurre al Madrid cuando promete gloria, cuando se trata del equipo nacional, ponemos a circular nuestras creencias en el sentido contrario de las agujas del reloj; nunca, ni a prensa ni a afición, nos ha dado por creer que aquello que dicen puede llegar a ser cierto. Y como el fútbol esconde tantos sentimientos recíprocos como la vida, en nuestra triste consciencia reside el poco valor que le suelen dar los futbolistas a la camiseta de su país. Ojalá en aquel partido contra Francia hubiésemos podido ver la misma convicción moral que demostró cada jugador del Madrid a la hora de afrontar sus remontadas de última hora. De haber sido así ¿Nos hubiese cantado otro gallo?

12 comentarios:

wheatgerm dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alvaro Cabrera dijo...

Pablo, el amor a la camiseta es fundamental y se está perdiendo. Creer en los triunfos por mas que tengas que ir en contra de todos es la forma en la que se consiguen hazañas...afortunadamente en mi país vivimos con el orgullo de ésto, y me refiero a hitos del futbol como Maracaná en 1950; o a nivel de mi club Peñarol triunfos sobre los finales de los partidos cuando todo parecía perdido: Copa Libertadores de 1982, 1987 o 1966.
Un abrazo.
Alvaro
http://blogcarbonero.blogspot.com

Carlos dijo...

La verdad es que la selección esta cada día peor... No se que pasará en la Euro 08', ni siquiera confío en que nos vayamos a clasificar... Bueno, el tiempo dirá.

Felicidades al Madrid y a los madridistas, merecisteis la liga.

Saludos Pablo

zaragocista dijo...

La cosa es que la unión en el Madrid la prudjo Capello contra él, según mi opinión.

Y Aragonés es tan tonto que no puede hacer eso ni sin querer.

De todas maneras yo siempre creo en la selección. Me cabrea, me enfada, como el Zaragoza. A mi me da igual que en la selección jueguen los 11 mejores del mundo como si juegan los suplentes del Alcoyano. Yo siempre estoy con ellos.

Lo que pasa que si te toman el pelo, la fe se puede perder. Nunca el amor a esa camiseta, pero si la ilusión de que se ganen títulos.


Saludos.

piterino dijo...

Yo creo que el crecimiento de la selección debe partir, inexorablemente, de reconocer nuestro verdadero nivel. NO es un fracaso caer en octavos de un Mundial con Francia, dando la cara como se dio y manteniendo opciones hasta el final. No fue una deshonra ni un descalabro, ciertas actitudes y declaraciones, por supuesto, sí lo fueron ...

Saludos!

Pablo dijo...

@ alvaro cabrera

Desde luego, se pueden tener grandes futbolistas, pero sin pasión no se consiguen grandes logros.

@ carlos

Es posible que no estemos en la próxima Eurocopa. De igual manera, el mensaje que se vende no es nada optimista.

@ zaragocista

Si me he referido a este tema en el post es porque yo soy de los pocos que siempre ha estado con la selección a muerte. Los que me conocen bien te lo podrán confirmar.

@ piterino

Tienes razón crack. De todas formas, antes del partido contra Francia desde muchos estamentos ya se empezó a vender un mensaje derrotista. Parecía que ya éramos inferiores solamente por decreto.

Iñaki dijo...

Suscribo las palabras de 'piterino'. No somos una de las grandes selecciones mundiales. Tenemos un nivel medio-alto que si nos salen bien las cosas podemos dar un susto a cualquiera, pero que si nos salen mal sufriremos ante cualquier rival.

Respecto a la clasificación a la Euro '08 creo que se va a conseguir porque si nos quita el puesto Irlanda del Norte...

Saludos y pasaros por mi blog si lo deseáis.

christian dijo...

el madrid tenia un eqipo fuerte y con cierta calidad q an sacado asta la ultima gota de sudor. el eqipo de españa, sin embargo, esta en una espiral de destrozo. luis no puede y los jugadores no creen en él ni por extensión en ellos mismos, y el madrid a base de fuerza a ido creyendo e ilusionando. otro de los puntos basicos es ilusionar a la aficion, y esta seleccion no engancha a nadie. ay un paron para q juege la roja y nos lamentamos. es normal por otra parte...
el eqipo es cierto q no da para muxo. pero con un cambio de mentalidad y de entrenador daria para mas, para muxo mas. villa, torres, cesc, alonso, xavi, albelda, ramos, casillas...
cierto es q esta salteado con caodevila, juanito o luis garcia, q son wenos pero no son del maximo nivel.


saludos

Alvaro dijo...

Creo que es la propia selección la que nos desilusiona, jugando como juega.

fernando dijo...

Yo creo en la selección y apoyo totalmente a Luis Aragonés. Acudiremos a la Eurocopa y estaremos mínimo en semifinales.

Paolo Maldini dijo...

De haber sido así, hubieran sido campeones del mundo.

Pablo dijo...

@ iñaki

De eso se trata, de creerselo más la próxima vez y llegar a hacer las cosas bien y poder dar ese susto.

@ christian

El Madrid en febrero tampoco enganchaba a nadie, sin embargo, todos, empezando por la prensa tiraron del equipo hacia adelante.

@ alvaro

¿Y el Madrid no te ha llegado a desilusionar este año con su juego?

@ fernando

creencias así son las que necesitamos. Lo triste es que más de uno, al leer tu afirmación habrá esbozado una sonrisa y te habrá tomado por iluso.

@ paolo maldini

Campeones del mundo no sé, porque llegar tan alto es difícil, pero se necesita conjurar un estilo y una pasión para dar el salto hacia ser un equipo de los que llegan arriba.