jueves, 6 de septiembre de 2007

La leyenda que reivindica y la novedad que deslumbra

Existen personas que gustan de echar mano de la estadística para apoyar sus legítimas defensas. Los que prefieren hechos recientes son los que suelen hablar en voz baja y con mayor posesión de la razón en su uso de la verdad. Luego están los oportunistas, meros estudiosos del momento que durante meses abrochan sus labios con cremallera y de repente salen desde cualquier rincón para reprochar la falta de fe en el ídolo caído.

Con Raúl, como ídolo de un madridismo en constante estado de crecimiento, nunca se aplicó la moderación a la hora de examinarle. Cuando los goles caían de su cuerpo como fruta madura, los aduladores de su entusiasmo exclamaron a gritos los máximos galardones para el chico de sus sueños. Cuando el ángel que durante años residió en su alma decidió coger las maletas para arrojarle al pozo de la necesidad, la guardia pretoriana que durante años dio la cara por él se dividió en dos frentes contrapuestos; los que preferían recordar y los que optaron por olvidar.

En la defensa desmesurada de los primeros se escondía un apretón de dientes que delataba rabia y deseaba el regreso. En la crucifixión de los segundos había un discurso despectivo que en ocasiones rozó la falta de respeto. Y cuando parecía que ni unos ni otros se iban a poner nunca de acuerdo, el siete decidió asomar la cabeza de nuevo y deslumbrar, con goles, la penumbra que le asolaba.

A los que somos tipos de paz, devotos del presente e ilusos del futuro, el tema Raúl nos parece un debate rancio y fuera de contexto. De Raúl siempre admiré su constancia, a Raúl siempre le aplaudí por su inteligencia fuera de lo común, sobre Raúl he hablado tanto que ya tengo la memoria cansada. Cuando Luis decidió apartarle de la selección actuó con la valentía que les faltó a cada uno de los entrenadores que pisaron el banquillo blanco durante los últimos cinco años. Claro es que contaba con la ventaja de no tener que aguantar la presión diaria de un capitán escudado por una leyenda, pero no era menos cierto que la selección, en la vorágine de su continuos fracasos, no necesitaba una leyenda, ni un mar de alientos, ni tampoco un maratón por partido, sino que necesitaba goles. Esos mismos que un día hicieron de Raúl una institución incuestionable y cuya ausencia le entromenten hoy en el circo de los debates.

Ocurre que ahora que el capitán recupera el juego, el grupo ha aprendido a jugar y ganar alejando de su entorno la sombra del que fue su guía. Ocurre que ahora que el siete recupera el crédito, Luis ha encontrado un once que no quisiera desquebrajar. Ocurre que ahora que Raúl recupera el gol, tiene que comtemplar, impotente, como Silva, Villa y Torres le han adelantado en su carrera por la gloria.

Y mientras Raúl señala su número y aprieta en el sprint por alcanzar a aquellos que osaron obviar su fama y fortuna, el circuito, siempre dispuesto a formar promesas, nos presenta un nuevo bólido de carrocería brillante y combustión arrebatadora. Como nos encanta eso de forjar nuevos ídolos al tiempo que arrojamos a la basura aquellos que ya no nos valen, nos deslumbra el arrojo, el descaro y el talento natural de Bojan Krkic, un chaval nacido para triunfar y una de esas estrellas que de vez en cuando aparecen en el firmamento para volver a guiarnos hacia el Belén de nuestros sueños.

Y es que en el Bojan de hoy descubrimos los valores del Raúl de ayer. El adolescente que irrumpe derrumbando puertas, saltando fases y acribillando porterías. El descaro juvenil de un talento imparable y el reconocimiento unánime de un jugador distinto. Mientras nos empeñemos en seguir mirando hacia atrás seguiremos sin darnos cuenta de que lo que tenemos por delante es más importante que cualquier debate infructuoso.

Raúl fue el pasado de un equipo que quiso y no pudo y Bojan es la esperanza de un país que nunca dejará de soñar mientras seca las lágrimas de su contínuo fracaso. Dejemos de preguntarnos por ausencias indelebles y comencemos a apostar por presencias apremiantes. Raúl tuvo la confianza que se ganó y si ahora le respetan es porque quiso y supo dar el golpe necesario en el lugar adecuado. Esa es la confianza que ahora necesitan Bojan y sus compañeros para no caer en el mismo olvido en el que se perdieron tantas y tantas promesas, y es que si nos empeñamos en mirar hacia el lugar equivocado mientras seguimos convirtiendo en picadillo nuestros productos de primera clase, continuaremos siendo una comparsa, porque para las grandes exigencias solamente valen los grandes jugadores, y mientras sigamos careciendo de ellos seguiremos cayendo en el mismo problema y la misma desazón de siempre.

11 comentarios:

isidro dijo...

RAUL SURGIO EN UNA EPOCA DONDE EL MADRIDISMO NECESITAVA JUGADORES COMO EL .
BOJAN,LO TIENE DIFICIL AL MENOS EN ESTE BARCELONA Y HAY QUE RECORDAR QUE MUCHOS EN LA MASIA TENIAN QUE SER ESTRELLAS,PERO NO PASARON DE BUENOS JUGADORES.
RAUL SE HA CARGADO A LA ESPALDA A UN REAL MADRID DURANTE MAS DE 14 AÑOS Y NO LE PESA EN ABSOLUTO A BOJAN QUIERO VERLE CON PRESION ,MEDIOS DE COMUNIACION,FANS,PUBLICIDAD A VER QUE PASA

fernando dijo...

Me cansa hablar de Raúl, paso de este tema.

Me quedo con Bojan. Cuando le ves jugar te quedas impresionado. ES un jugador de otra galaxia. Dará tardes de glorias a la selección española.

un abrazo

Borja y Pablo, atléticos por una vida. dijo...

Con respecto a Bojan, ridícula la segunda amarilla que recibe en el último minuto del partido... los árbitros de hoy en día no se de donde salen; ensucian todos los partidos.

Yo si fuera Luís Aragonés ponía a 4 o 5 chavales del sub 17 junto a los mayores de la SELECCIÓN a ver si se les cae la cara de vergüenza a estos últimos.

Saludos!

Silvi dijo...

Me ha gustado tu post, pasado, presente y futuro. En el pasado el capitán del Madrid marcó una época, en el presente compartirán algunos días de gloria y en el futuro Bojan brillará en el mundo futbolístico.

Si me lo permites y arriesgo un poco creo que Bojan será mejor que Raúl, pero esto sí que es hablar por hablar.

Un beso.

Stubbins dijo...

El debate sobre la vuelta de Raul a la selección es ridiculo. Sus mejores tiempos ya pasaron. Hay que dar paso a la savia nueva. El problema es que Bojan tendrá serios problemas para afianzarse en el Barcelona. Una cesión seria conveniente para su proyección, pero por lo que leo, su padre y representante no está mucho por la labor. Si a eso le sumamos que de momento tiene ficha del B (3a División), la cosa no pinta demasiado bien para el joven crack.

zaragocista dijo...

"Raúl fue el pasado de un equipo que quiso y no pudo y Bojan es la esperanza de un país que nunca dejará de soñar mientras seca las lágrimas de su contínuo fracaso"

Esta parte define el post en general. Y no pudo estar más de acuerdo.

Enorme Pablo.


Saludos.

Carlos dijo...

Raúl ha marcado una época en el madridismo, pero se le ha pasado el arroz. Ha perdido velocidad, aunque nunca haya sido especialmente rápido, y esos espléndidos goles de vaselina han quedado en el olvido. Aunque, como está demostrando, el 7 es el 7, y puede que viva una segnuda juventud como le está pasando a Seedorf, Totti... De momento lleva 2 goles y se reivindica.

De Bojan, todo lo que yo diga es poco. Un jugador espectacular, encima español. Le tenía que subir Luis a la absoluta para enseñarrle a algunos lo que es jugar al fútbol. De momento es una gran promesa, habrá que ver si aguanta la presion...

Saludos

Alvaro dijo...

Me ha gustado mucho el post, Pablo.

Yo también pensé, y Bojan me recuerda al Raúl de 1994 (año de mi nacimiento, jejeje). Ahora mismo es un crack, pero no sé si se llevará toda la carrera como tal o si se irá desvaneciendo como el humo. Esperemos que no. Si sigue así toda su carrera, al menos sin pegar el bajón raulista, quizás se convierta en el mejor español de la historia del fútbol.

Un abrazo.

Suca dijo...

Es curioso el post, me ha gustado la comparación entre ambos. Yo también creo que lo mejor de Raúl ha pasado (pasó hace tiempo de hecho) y que Luis hace bien en no contar con él. Y que Bojan tiene pinta de crack, no le he visto demasiado (tiene 17 años), pero por lo que le he visto parece que hay mucho futbolista ahí.
Ahora bien, dicho esto, habrá que ver si Bojan llega algún día al nivel del mejor Raúl. Sin ser ningún prodigio técnico, Raúl sabe jugar y durante varios años fue el mejor jugador español con diferencia. No dudo de que Bojan tenga más recursos, más talento, pero habrá que ver si es tan competitivo como lo ha sido Raúl (como veis, casi siempre que alabo a Raúl conjugo los verbos en pasado). Un saludo.

Delaisi dijo...

Si bien es cierto que Bojan tiene todas las cualidades que le harñan ser un futuro crack, tambien es cierto, que hay casos parecidos que se han quedado por el camino, aunque, eso si, Bojan ahora mismo parece de otra galaxia, tendrian que otrcerse mucho las cosas para que solo quede en eterna promesa...

Es interesante tu blog. Te propongo intercambiar enlaces. Mi blog trata de jovenes promesas y lo acrualizo casi a diario. Yo ya voy a poner tu direccion en mi blogroll.

Salu2...

Jorge Moro Deiguesca dijo...

Grande Bojan!! España sub 17 sólo pudo llegar hasta donde llegó él...

Felicidades por el Blog...

http://puerta16.blogspot.com