martes, 18 de diciembre de 2007

Aprender a creer

Cada vez que hay partido vuelvo a imaginar su mirada. Durante años, sumergido en la procesión de lamentos que le proporcionó su sufrida afición al Atleti, mi padre se conformó con hora y media de transistor llegando, la mayoría de las veces, a un final anticipado, click, obligado por la desazón. Ya éramos pequeños y le sentíamos sufrir en silencio ante cada partido de los suyos. Es el sufridor que conoció días mejores y lleva años padeciendo la ignominia de un equipo que no lucha por nada. Como el orgullo se le fue apagando a medida que cosechaba derrotas, empezó a creerse esa milonga del pupas e incluso fue capaz de sobrevivir en su coraza asimilando ridículos con frecuencia.

Pero todo era un engaño porque él también esperaba la resurrección. Todos los años se vestía de magia en la primera jornada del años y acababa con el corazón cubierto por el luto cada final de liga. Y ahora que todo empieza a ser distinto, hasta su sonrisa de esperanza comienza a contagiar mis propias ilusiones. Le escuchas hablar de Agüero y hasta te crees que nunca ha visto nada igual. Lo cierto es que hace tantos años que admiró a Gárate, Pereira o Leivinha que ahora que encuentra el oasis de la idolatría le cuesta reconocer que ha pasado muchas décadas en blanco. Aunque la verdad, a él nunca le gusto pensar en blanco.

Algo parecido le pasa a mi hermano. Esto de ser del Atleti se ha convertido en un doble ejercicio de autocontrol. Por un lado debes saber compartir los sueños con el simpático angelito que se posa en el hombro izquierdo y te obliga a seguir soñando; esa es la fe eterna de quien quiere recuperar el tiempo perdido. En el hombro derecho se sitúa el diablillo puñetero de la costumbre que te obliga a mirarle de frente a la realidad un lunes tras otro; es el globo que se hincha de manera contínua y te ayuda a explotar de ira de vez en cuando. A Manuel le pasa algo parecido en su afición al Atleti; por un lado, en cada uno de sus mensajes de móvil intuyo la ilusión de la victoria, por otro, cada vez que algo va bien, desprende de su voz cortada la desconfianza de lo conocido. Parece que hay que dar por descontado que las cosas se acabarán torciendo más temprano que tarde.

Es a lo que nos han acostumbrado. A menudo escucho a los viejos aficionados contarme que un día le ganaron dos finales de copa en su propio estadio al mejor equipo de la historia y no me imagino a un Atleti tan pequeño como el que me han querido enseñar. Tengo amigos, e incluso familia, que parecen conformarse con ganar los partidos importantes y autoflagelarse en la derrota porque le han hecho creer que el Atleti es así de desgraciado. Un equipo que ha luchado más de una docena de ocasiones codo con codo por la liga, que ha disputado casi una veintena de finales de copa y que incluso ha llegado en alguna ocasión a rozar la gloria europea no puede lamentarse de su fatídico destino. Antes de autoconvencerse por el presente hay que aprender del pasado; hay que saber que tipos como Escudero, Collar y Adelardo fabricaron una ilusión y que en la memoria de sus goles debemos apoyar nuestro ánimo. El Atleti solamente puede mirar hacia adelante. En ello estamos y de ello debemos convencernos.

13 comentarios:

christian dijo...

bua, pues como (casi) siempre, tienes razon. Chapeau!
Yo estoy contigo, ay q tirar p'alante y olvidarse de las desgracias mas recientes. Pero nunca dejar de lado la historia, y mas cuando es tan gloriosa y bonita como la del atleti.
para mi, el atleti siempre a sido un grande. Crecí con Vieri, Kiko, Hasselbaink y la leyenda del pupas, pero tambien sabiendo q ganó una intercontinenal, que no es cualqier cosa. Si, ace muchos años, vale. La Real ganó dos ligas hace mas de 25, y cada dia me despierto recordandolas, soñandolas, añorandolas...

un abrazo, crack

RUBÉN dijo...

Bonito artículo.

Yo también crecí con Vieri y esos grandes jugadores y nunca llegué a entender cómo con un equipo así, las cosas no salían. Bueno, nunca llegué a entenderlo, y todavía sigo igual.

En cierto modo es normal que exista desconfianza para con el equipo. Tantos años pensando que se iba a triunfar y tantos varapalos seguidos, a uno le deben de dejar tocado. Y la verdad es que al Atleti, le pesa mucho su historia.

Cuántos equipos han sido grandes y ahora no son nada. Hay que saber estar en cada lugar y que hoy seas grande no quiere decir que lo vayas a ser siempre. Pero que hayas dejado de serlo no quiere decir que no vayas a volver a serlo.

Un abrazo Pablo!

Juan José Mateo Socorro dijo...

El Atlético tiene una deuda que no se puede permitir posponer más. Ha llegado el momento de comenzar a crecer para, con suerte y mucho trabajo, desenterrar las tardes de gloria.

Saludos Pablo.

Jesús Sousa dijo...

Ole, ole, ole
EL CHOLO SIMEONE
...

Como me hubiera gustado ver un Kezman-Paunovic como pareja de delanteros en el Atleti... con Petrov y Gronjkaer en bandas.

Saludos

No, gracia a vo´ dijo...

Es cierto lo que dices! Estos últimos años negros no han inculcado esa mentalidad.
Buceando en nuestra rica historia, nos encontramos con que somos un grande. Por ende debemos tener la mentalidad acorde a nuestra institución!

Gran post!

Saludos

Alvaro dijo...

Yo esque no tuve la suerte de ver al Atleti de los Escudero, Collar y Adelardo. Ni siquiera a los Kiko, Esnaider y Caminero. Pero buno, seguramente tengas razón en eso de que el tiempo ha transformado la mentalidad. Yo, la verdad, os deseo lo mejor siempre y cuando no juguéis contra el Madrid ni seáis rivales directos, como parece que este año seréis.

Un abrazo genio.

piterino dijo...

Buen artículo, es reiterarse pero es justo.

Nunca he creído en mitos ni leyendas, y por eso si fuera "colchonero" no soportaría escuchar que estamos condenados al fatalismo, que somos el "Pupas" y que si llueve ... Cuando las cosas se hacen bien, se trabaja y además se lleva una camiseta con tanto peso y grandeza, los resultados llegan y las ilusiones crecen. No hay más, y en eso pareceis estar.

Un saludo.

Pablo dijo...

@ christian

A lo mejor vivir solo del pasado no soluciona todos los problemas, pero ningún aficionado debe olvidar su historia y sus orígenes. La Real fue muy grande y ese ejemplo debe servir como punto de partida para iniciar la resurrección.

@ ruben

Por supuesto, el primer paso es el de afrontar la situación, analizar las probabilidades de éxito y marcar un punto de salida. En el Atleti, durante muchos años no existió ese punto de partida.

@ juan jose mateo socorro

La deuda para conmigo y otros tantos que conozco, es enorme. Llegó la hora de saldarla.

@ jesus sousa

Por lo general suelo respetar a todos los jugadores que han pasado por el Atleti, pero no creo que sean los que has citado una delantera para renacer. Es mi opinión.

@ no, gracias a vó

Mi intención es que todos los atléticos que leen de vez en cuando este blog tengan esa mentalidad a la que tú te refieres.

@ alvaro

Hombre, yo tampoco conocí a los primeros que citas. Pero he leído y escuchado muchas historias sobre ellos y no se puede tirar a la basura el esfuerzo de ciento y pico años.

@ piterino

Es cierto que siento que soy bastante pesado con este tema. No sé si será defecto o virtud, pero vivo el fútbol con demasiada afición y el Atleti con muchísima pasión.

Suca dijo...

Lo primero, una cosilla a Jesús Sousa: Con todo el respeto, supongo que estás de broma, ¿no?

Segundo, nada más que decir, solo aplaudir el post. Un saludo!

piterino dijo...

@pablo

No me has entendido, me parece. Digo que es reiterarse el felicitarte por la calidad de tus posts, no por la temática de los mismos. Primero porque eres cualquier cosa menos reiterativo, y segundo porque, aun en el caso de que lo fueras, no soy nadie para decirte de qué debes o no debes escribir.
Un abrazo y perdón por la confusión!

Pablo dijo...

@ piterino

Gracias por la aclaración Pedro. De todas formas he debido expresarme mal, porque no me había tomado tu comentario para mal, ni mucho menos.

Nico dijo...

Joder....que grande....gran post....
Es cierto...ser del Atleti tiene que ser algo especial...aquello que otras personas sentimos con otros equipos...el Celta es un tipo Atleti tambien....subimos a primera, vamos a la UEFA y descendemos y así seguido....nuestra historia se marca así....mucho me temo que jamás podré celebrar un título pero ser del equipo ya me llega como para sentirme orgulloso...

Salu2 crack.

Pavlo dijo...

En este melancólico repaso de la hisotria colchonera esperaba una mención para Simeone. Pieza clave del último título.