jueves, 15 de enero de 2009

El eficaz encanto de la discrección

Contra la locura mediática del juego y la prisa insomne del aficionado, convencido por los medios de que para llegar a la victoria no hay mejor camino que la fuerza y no hay mejor recurso que la velocidad, existen personas de juicio sensato que saben nadar como los salmones e iluminan sus decisiones tras la sombra de los agoreros. Ante la necesidad, virtud, y en la virtud aparece la paciencia. Cuando a Guardiola le dieron las riendas del equipo de su vida intentó aprenderse de carrerilla hasta el número de pie de cada uno de sus futbolistas. Cuando los expertos prevaricadores suplicaron por un peón de reinas, Pep ya sabía lo que tenía en casa. Barrer para adentro no es fácil, mucho menos lo es saber recoger el polvo desprendido por la propia idiosincrasia.

El día que Guardiola puso a Busquets por vez primera como titular, los más aguerridos intentaron señalar la osadía como un error de cálculo y un exceso de confianza. Los más nostálgicos nos retraíamos unos años atrás y nos acordábamos de un portero de idéntico apellido, buenas maneras con los pies y desastrosas actuaciones con las manos. Había que verle. Y le vimos.

Existen jugadores que rompen las barreras del asombro calzados en su propia inercia competitiva. Los hay que intentan correr más de lo que pueden para ver si así pueden convertirse en cómplices de la grada, hay otros que siempre intentan un último regate de más para ver si así pueden conseguir brotar el orgullo en el pecho de sus padres, y los hay que intentan en cada acercamiento el gol imposible porque piensan que de sonar la flauta, fútbol y futuro serán dos vocablos que viajen en su mochila durante el resto de su vida.

Pero los hay muchos más prudentes. Hay futbolistas que saben que el juego gira en torno a un balón, que en dos toques se pueden espantar más problemas de los necesarios, que en la buena colocación reside el secreto del buen centrocampista y que jugar al fútbol significa aparecer y desaparecer según lo indique la jugada.

Habrá aún quien dude de la valía del joven Busquets porque aún no le ha visto realizar un regate. Habrá otros que denuncien su poca aportación de cara a gol. Otro dirán que no es rápido y que corre menos de lo estipulado. Da igual. Guardiola sabe lo que tiene y los que entendemos el fútbol como un juego sabemos que en la arriesgada apuesta por Busquets existen más probabilidades de acierto de las que piensan los agoreros.

11 comentarios:

Atléti1903 dijo...

Buenas,Sergio Busquets es un gran jugador,que está jugando gracias a la confianza que le dió Guardiola,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

Iñaki dijo...

Yo era de los escépticos que dudaban de Guardiola y sus "canteranos". Pero el tiempo me ha callado la boca y Sergio Busquets (no Sergi como se empeñan en llamarle) me parece un jugadorazo. Creo que puede estar muchos años en ese centro del campo del Camp Nou. Menos mal que no ha salido portero como el padre...jeje.

Buen artículo como siempre Pablo y un saludo desde 'El Futbolin'

Jorge dijo...

Hola Pablo,que tal
Pues yo si he visto regatear a Busquets
y me parece un jugador muy bueno,fuerte,sin complicaciones,el jugador que van a fichar los demas equipo pero en Argentina o Brasil por unas millonadas
Yo como añoro las canteras estoy encantado de que un entrenador en un Barca este dando oportunidades a canteranos
Un saludo

Sílvia dijo...

Hola.
Buen post.
Sergio es uno de aquellos jugadores que gustan a los técnicos.
saludos
sílvia

Lucho dijo...

Recuerdo los dos primeros partidos de liga; cuando los resultados no acompañaban ya estaban echándose sobre Guardiola y sus canteranos. Con el buen juego, y la aportación de gente como Busquets, todo son halagos. Creo que Guardiola, lo tiene claro, y su apuesta de futuro le va a funcionar. Este chico no tiene nada que ver con su padre (el portero) que era un auténtico desastre. Saludos!!

futbollium dijo...

La confianza es muy importante para un jugador . Guardiola ha sabido motivar a una plantilla que es casi la misma del año pasado si descontamos a Alves y Piqué pues ni Hleb ni Cáceres incluso Keita están teniendo mucha repercusión . Sin embargo ha recuperado a Etoo , Henry , Gudjohnsen o Márquez .

Un saludo

Elmander de la tele dijo...

http://yo-ya-lo-dije.blogspot.com/

Jose David Lopez dijo...

Perdon de antemano pero no tengo tu mail:

Hola a todos. Soy José David López, uno de los redactores de Diarios de Fútbol y el Editor jefe de El Enganche.

Me pongo en contacto con ustedes para pedirles, por favor, que cambien la URL que aparece en su blogroll en referencia a nuestro site. Nos hemos renovado profundamente y esta es nuestra nueva ubicación: http://www.elenganche.es/
Muchísimas gracias por su interés.

Nos vemos por El Enganche.

Rubén dijo...

Una vez más queda patente que lo más importante para un futbolista es la confianza que un entrenador deposita sobre él.

A éso hay que sumarle la innegable calidad que el jugador posee. A veces pasa, como con Drenthe, que por más oportunidades que le des, no vale para jugar al fútbol.

El Barcelona está en un momento tan dulce que probablemente jugaría con un jugador cojo y sería capaz de no desentonar. Cuando el trabajo se realiza así de bien, con ganas, esfuerzo y sentido, la máquina funciona. no queda más que quitarse el sombrero.

Un abrazo, compañero!

piterino dijo...

Una interesante aparición la de Busquets, de buena planta, gran manejo de pelota y maniobras con el cuerpo y perfecta adaptación desde niño al "estilo Barça". Y elegante como siempre, además de merecido, tu reconocimiento. Pep sabía lo que se hacía.

CARLOS MATEOS dijo...

Otro de los excelentes productos de "La Masía". Fuerte y siempre bien colocado además tiene una buena visión de juego. Sin duda un justo premio para un equipo que cuida a los más jóvenes. Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com