martes, 3 de julio de 2007

Cualquier equipo está por encima de un jugador

La vida y el fútbol dan tantas vueltas y caminan tan deprisa que a menudo bastan un puñado de meses para olvidar todo lo acontecido durante años. Como solamente los nostálgicos vivimos del recuerdo, solemos olvidar que el presente solamente se convierte en esplendoroso cuando se aferra de la mano a un futuro que prohibe mirar atrás. De esta manera, ninguna marcha puede resultar más traumática de lo permisible ni ninguna operación puede truncar el devenir de un club, porque más allá de los jugadores, los aficionados, la historia y el escudo permanecen para siempre.

En los años cuarenta llegó al Atlético un demoledor delantero llamado Pruden. Una temporada, un título de liga y treinta y tres goles después hizo las maletas para regresar a casa. El Atlético no desapareció.

Años después, otro delantero llegó al Metropolitano para rememorar las actuaciones de aquel joven estudiante de medicina que había dejado al club huérfano de gol para retomar sus estudios de medicina. Se llamaba Pérez Payá. Tres años, dos títulos y un centenar de goles después, rompió su ficha de amateur para enrolarse en las filas del Real Madrid. Y el Atlético continuó viviendo.

En los sesenta, en pleno auge y crecimiento, el club contaba con la mejor banda izquierda del continente. Peiró y Collar se encargaban de amargar la tarde a cada uno de los defensores que osaban alcanzar el balón. Les bautizaron como el ala infernal. Tras el título de la Recopa del 62, Joaquín Peiró, al que apodaban "el galgo", se marchó a Italia para seguir prosperando, dejando coja el ala que tanta fama había alcanzado a nivel mundial. Pese a ello, el Atlético siguió creciendo.

Cuando al equipo le acuciaron sus primeras crisis en el plano deportivo, contaba con un matador del área en el que se arropaban los aficionados a la hora de festejar sus pocas alegrías. Se llamaba Hugo Sánchez y pese a ganar el pichichi y un título de Copa, no tardó en dejarse seducir por los cantos de sirena que sonaban en la acera de enfrente. Y el Atlético siguió jugando.

De aquel Atleti de los noventa que tantas veces me hizo vibrar, llorar y temblar de pánico, recuerdo sus partidazos ante los grandes y la figura inalcanzable de Paulo Futre. El portugués, que llegó como un mesías a tierra prometida, fue recibido con los brazos abiertos y despedido con un reguero de lágrimas. Mientras le veíamos en la lejanía del pasado enfundado en la camiseta del Benfica, nos vimos obligados a seguir mirando hacia adelante porque pese a todo el Atlético de Madrid seguía existiendo.

Más allá de lo mucho o poco que haya aportado Fernando Torres al equipo, no es momento hoy de pararse a llorar y mucho menos de afinar la garganta para increpar una decisión que hace tiempo debió haber tomado. Para el jugador, esta nueva experiencia le servirá para obtener las aspiraciones que aquí nunca tuvo. Para el Atleti, el dinero obtenido debe servirle para apuntalar las necesidades que suplica su preocupante agonía. Mirando al sur está el ejemplo; el Sevilla vendió a sus estrellas y no se entretuvo en lamentarse. Y es que el fútbol viaja tan deprisa que apenas unos meses bastan para olvidar todo lo acontecido durante años. Suerte, Fernando.

10 comentarios:

fernando dijo...

Crees que el dinero se utilizará bien ? O servirá para fichar a tipos como Costinha, Pernía, Kezman y un largo etcétera?

La marcha de Pruden que apuntas, afectó muchísimo al equipo. No volvió a encontrar una delantero eficaz durante varios años

Perez Payá no le llega a Torres ni a los tobillos. Su caso no es comparable. Payá no era la estrella del Atleti, era un buen complemento.

Peiró se marchó por motivos económicos debido a la construcción del Manzanares. Además, su baja se acuso, pero menos por que el Atleti de aquellos años tenía varias figuras como Collar, Adelardo, Mendoza, Calleja, Griffa.

La marcha de Hugo Sánchez no afectó tanto al Atlético, pero reforzó a su directo rival.

La partida de Futre fue debida a la enorme deuda del club. Se notó y mucho su baja. Mira las dos siguientes temporadas sin Futre.

Nunca, un club grande vende a su máxima figura.

Pablo dijo...

@ fernando

Mas allá de todo eso ¿El Atlético no siguió jugando?

fernando dijo...

Si claro qu siguio jugando, si para jugar vale cualquiera. Pero con la marcha de Torres se pierde el sentimiento y el corazón colchonero.

piterino dijo...

Si se invierte bien (y esta vez, al igual que parece que ha cambiado lo de Torres, me parece que el Atlético está fichando bien) el dinero, la operación es buena para todos.
Luego, claro, dependerá de cómo le vayan las cosas a unos y a otros se valorará en añgunos meses la decisión.

Alvaro Cabrera dijo...

Ahora hay que sumar a mi compatriota Diego Forlán, seguramente con esta incorporación los simpatizantes del Atlético (Sabina incluido) se van a olvidar rápidamente de Torres.

Stubbins dijo...

Tranquilos atléticos.

El Niño queda en buenas manos.

Que mejor destino que el club más grande y más mítico de las islas?. Que mejor destino que jugar en un templo del fútbol mundial?. Que mejor destino que ilusionar y recibir los agasajos de una de las mejores y más fieles aficiones del mundo?

Bueno, ese último aspecto, bien cabe decir que el Atlético ya se lo aportaba. Como afición un 10.

@ Pablo

Desconocía la existencia de jugadores como Pruden o Payà y su relevancia en la historia del Atlético.

Visitando este blog siempre adquiero algún apunte de interés. Gracias.

Pablo dijo...

@ fernando

Comprendo tu dolor y, aunque no lo creas, lo comparto. Es duro ver como el símbolo del equipo se marcha lejos. Pero, siendo sensatos, hay que valorar la operación de una manera más fría. Viendo la situación en la que nos encontramos, creo que no teníamos otra salida y para el jugador es una oportunidad irrenunciable. Yo no soy de Torres, ni de Cerezo, yo soy del Atlético de Madrid desde el día en que nací y moriré siendo del Atlético de Madrid. Los jugadores pasan y el club siempre queda. Lo que verdaderamente duele no es que vendan a Torres sino que hipotequen el escudo del club, eso es lo que están haciendo y eso es lo que verdaderamente me hace llorar. Solamente queda desearle suerte al capitán y decirle que nunca le olvidaremos.

@ piterino

En el Atleti se repite más o menos el mismo cuento cada verano; un equipo nuevo, un fracaso nuevo. Todos esperamos que se cambie la tendencia de una vez. Está claro que no vamos a subir los tres escalones que estamos por debajo de un solo salto, pero un escaloncito debemos subir ya. Con o sin Torres.

@ alvaro cabrera

Ojalá Forlan repita sus cifras goleadoras del Villarreal. Sin buenos asistentes lo tendrá difícil.

@ stubbins

El Niño está en las mejores manos. Yo siempre dije que si tenía que salir del Atlético me encantaría que fuese a Liverpool. Así ha sido. Ojalá os de muchas alegrías.

zaragocista dijo...

Bravo bravo!!!!Subsribo tu post por encima de cualquier cosa, y eso que yo, cuando se fue Cani o Acuña del Zaragoza, también pensaba lo contratrio.


Saludos.

Alvaro dijo...

Creo que a Torres le hará bien ésta marcha a Liverpool. En Inglaterra se juega un fútbol más físico y más potente, las cualidades perfectas de 'El Niño'.
Pienso que triunfará en Anfield y que se ganará el cariño de la afición si defiende el rojo del Liverpool como defendió el rojiblanco del Atlético.
Siempre lo critiqué, que si no era goleador, que si tal que si pascual, pero ahora me doy cuenta que es santo y seña del Atlético.
Espero que tenga suerte y que conquiste muchos títulos.
Saludos.

Suca dijo...

Creo que ambos aciertan, tanto el club como Torres. El Atleti, porque 36 millones me parece una oferta irrechazable por Torres. Seamos sensatos, no estamos hablando de Etoo, Messi, Kaka, Robinho, Rooney... Torres está al menos un escalón (o dos o tres) por debajo de los mejores jugadores del momento. Me parece bien que se diga que es la bandera, pero yo como aficionado del Atleti lo que quiero es que el equipo juegue bien aparte de tener una bandera, y ya va siendo hora. Con ese dinero se puede traer gente mejor que Torres, es mi opinión. Creo que necesitamos buenos futbolistas.
Al jugador, le vendrá bien cambiar de aires. A ver si en Liverpool progresa y calla la boca a los que, como yo, tienen muchísimas dudas sobre él. Desde luego, en el Atleti estaba muy estancado, tanto que desde que debutó en Segunda apenas ha progresado. Eso sí, de Benítez me espero cualquier cosa, así que a lo mejor allí se hincha de meter goles. Un saludo!