viernes, 15 de febrero de 2008

El fútbol de Sergio Cortina

Voy a comenzar el párrafo con honradez. Agradeciendo en primer lugar a Pablo por permitir ¡Incauto! que profane su estupendo blog con mis cosillas y avisando de que unas cuantas de las líneas que ahora vais a leer están copiadas casi integralmente de un texto que publique hace tiempo sobre el Real Oviedo. Y no podía ser de otro modo. Si tengo que hablar de fútbol desde el corazón la jugada me sale siempre azul. Dicho esto, allá va.

Cada vez que alguien me pregunta, como ahora Pablo, que significa para mi o como me enganché a esto del fútbol siempre digo lo mismo: por un póster de la plantilla 87-88 del Oviedo que adornaba la pared del ovetense Bar Chicote. Allí me llevaba mi padre y allí vi por primera vez a Carlos, al chapacu Hicks, a Viti y su bigote, a Juliá, a Gorriaran o a Nenad Gracan. Mira que eran feos pero aquello fue amor a primera vista.

Otra diapositiva que tengo en la memoria, esta si cabe aun más nítida que la anterior, es aquella en la que se ve a un niño con flequillo hasta los ojos y subido a los hombros de su padre mientras ondea una enorme bandera azul y blanca. Ese crío era yo mismo celebrando el ascenso con el resto de la ciudad, tenía 8 años y ya era tan acérrimo del Oviedo como lo soy ahora con 27.

Pero como todo buen chiflado de esto de la pelota que se precie, también tengo siempre a mano un buen puñado de clubes a los que seguir artificialmente para cuando la ya casi tradicional decadencia oviedista me nubla la visión de hincha. Fake supporting se podría llamar. O no tanto, aun recuerdo a dos de mis amigos y a mi, todos de la misma calaña futbolera claro está, aturdiendo a un bar entero a base de cánticos del St. Pauli. O mi profunda idolatría por Le Tissier y lo inglés, por Kanu y los chiflados que regatean, o por el fútbol de europa del este. Un poco chaquetero si que soy, a mi manera.

Pero hay más. Por gustarme el fútbol me hice amigo de unos argentinos durante el mundial de Corea animando a su selección. Tal era el ímpetu que le poníamos gritando por la albiceleste que se creyeron que éramos de Rosario o algo así. O , y entiéndase la ironía, lo paso mal con España en cada competición e incluso grababa embobado los partidos del mundial de Italia. Aquel penal de Rubén Sosa al cielo, con 10 añitos. No se si era furia roja o pasión por el nuevo VHS pero ahí estaba yo.

Y la última es hacer un blog sobre esto de la pelota, algo que para mi es, ni más ni menos, una extensión de las interminables charlas con mis colegas sobre fútbol. Un culé, dos madridistas, dos atléticos y yo hablando día tras día a lo largo de los años de las mismas historias, de los mismos jugadores y de las mismas anécdotas.Y riendonos todo lo que podemos de, y con, este deporte que es el hobbie más maravilloso del mundo ¡Un saludo a todos!



P.D. Sergio Cortina es otro de esos maravillosos y locos aficionados al balompié que abundan en España. Visitar su blog, la vida en domingo, significa abrir los ojos a un mundo de anécdotas, de historias de corazón y de sonrisas duraderas. Como todo buen aficionado, ama a un club, en su caso el Oviedo, y como todo buen contador de historias, es capaz de embelesar a un buen puñado de lectores, entre ellos yo.

8 comentarios:

Juan Ramón dijo...

Ojalá vuelvas a rememorar aquellos momentos con un oviedo en primera.De momento te tocará (imagino) sufrir con los éxitos del rival,el sporting.Yo tuve la suerte de ver a Mathew Le tissier en directo y te alabo el gusto.Era un pedazo de futbolista.Aquel día perdió el Southampton en Stamford Bridge con un Chelsea que nada tenía que ver con el de ahora.Lo mejor del partido sin duda fué ver a ese pedazo de futbolista.Un abrazo y la mejor de las suertes para ese histórico Oviedo que hoy vive momentos bajos.

Javi dijo...

Una sección brillante que con este post se enriquece más aun. Es muy duro que el equipo que sientes esté pasándolo tan mal, con lo que ha vivido. Incluso yo en mi infancia me acuerdo del Oviedo de primera, que hasta que le llegó el batacazo, siempre se salvaba.

saludos a ambos

CALIGULA dijo...

Cuando el equipo que uno lleva dentro no está de parabienes, es lícito seguir mirando fútbol.

Saludos porteños.

Dale pelota dijo...

Ojala el Oviedo vuelva a los primeros planos, para alegria de toda su aficion. Muy bueno el post.
Saludos!

piterino dijo...

Hicks, qué recuerdos, estaba en mi primer álbum de cromos de fútbol que tengo aún guardado. Con Elcacho, Gorriarán, Berto, Zubeldia, Luis Manuel, ... Qué míticos!
Yo, que soy un clásico y un sentimental, soy de los que también esperan ver al Real Oviedo en Primera lo antes posible.

Saludos.

Alvaro dijo...

Muy bueno. Felicitaciones a Sergio. Está muy bien esta sección, Pablo, te felicito.

Un abrazo.

Stubbins dijo...

Sergio, recibe un saludo de un supporter del St. Pauli de Barcelona.

Hells Bells!!!!

Hele Atlética dijo...

Sergio embelesa a cualquiera. Su blog es una auténtica maravilla. En él, como en éste, se demuestra todavía que fútbol y respeto pueden ir de la mano.

Un beso a los dos
Helena