sábado, 18 de octubre de 2008

Nada nuevo bajo el sol

Reconozco que me lo esperaba. Pero no voy a caer ahora en el absurdo del oportunismo ni del victimismo; si el Atleti ha vuelto a perder contra el Madrid es porque han vuelto a entrar en juego dos factores decisivos. Uno tiene que ver con lo futbolístico; Agüero aparte, el Madrid tiene mejor equipo que el Atleti en todas sus líneas. El otro tiene que ver con lo extrafutbolístico; el Atleti, cada vez que ve al Madrid de cerca, le entra un complejo de inferioridad que no se lo quitan ni a palos.

En mis dudas existenciales andaba perdido cuando recibí la primera llamada de la noche. Como siempre que un partido importante asoma en el horizonte de mis ánimos, Juanra volvió a llamar para tantear mis sensaciones. El árbitro apenas había dado inicio al partido y mi respuesta telefónica fue "gol del Madrid". Otra vez lo de siempre. Tirar el partido a la basura en medio minuto, liquidar las ilusiones de un campo abarrotado hasta la bandera y apagar las gargantas de cincuenta mil ilusos que por un instante llegaron a creer que esta vez sí, que sería la buena.

Suele comentarme Juanra el miedo anímico que suelen generar en el Atleti este tipo de compromisos. Como apenas habíamos cruzado un saludo y el Madrid ya se había puesto por delante, se lo puse en bandeja para reafirmar sus tesis de aficionado. "Es la tercera vez en los últimos años que empezais perdiendo un derby en menos de medio minuto". No le faltaba razón, pero tan importante es el planteamiento anímico como el arreón de orgullo que debe generar un golpe de tan extrema dureza. Sin ir más lejos, en el primer partido de la temporada pasada, Agüero adelantó al Atleti a los dos minutos de juego y el Madrid no dejó que se le vieran las costuras. A ellos sí les motivó el fuego en el alma de sus aficonados, a ellos sí les dolía perder un derbi sin apenas recordar la primera jugada, a ellos si les arrastró el orgullo hacia una victoria que merecieron por hecho y por derecho. Se puede perder o ganar, pero hay muchas maneras de jugar un derbi y el Atleti hace más de diez años que juega de la peor manera posible. O directamente no lo juega.

Como tras la derrota en el Camp Nou le dijeron que su equipo estaba más roto que el ánimo de su afición, Aguirre apostó por plagar el campo de organizadores. No es mala idea siempre y cuando plantees el partido como un ejercicio de posesión, presión y combinaciones. Así lo hace España. Desgraciadamente, el Atleti está a mil mundos de la roja. Como los centrocampistas rojiblancos ni daban ni quitaban, De la Red y Snejider hiceron de la zona ancha su coto privado de diversión. El madrileño demostrando que para jugar bien al fútbol sólo hace falta darle el balón al compañero mejor situado, el holandés descubriendo un agujero en el flanco derecho de la defensa del Atleti y jugando a desquiciar a Perea hasta conseguir borrarle la sonrisa de la cara.

Cuando vi la tarjeta roja en la mano del árbitro pensé que lo mejor era dejar de ver el partido ¿Para qué? Otra vez lo mismo. Salí a la calle a respirar aire y Sagrario bajó a buscarme a los cinco minutos. "Han expulsado a Van Nistelrooy". Decidí volver. Hasta entonces, el Atleti había creado peligro en un par de ocasiones aisladas. Al Madrid, mientras tanto, le había dado tiempo de disparar al larguero y de lamentarse por dos goles injustamente anulados. Como en mi regreso pude escuchar la opinión del comentarista aclarando que la expulsión del nueve blanco había sido injusta, dí credibilidad y sensatez al mensaje recibido de parte de mi hermano al filo del descanso; "Ni robándoles, somos capaces de ganarlos". No le faltaba razón, el árbitro era un desastre.

Soy de la opinión de que no hay mayor pecado en el fútbol que regalar tiempo y posesión al equipo rival. Aguirre debió tener la misma sensación de haberle regalado la primera mitad al Madrid que sentíamos todos. Por ello sacó a Simao y por ello el partido cambió por completo. También pudo ayudar la salida de Pernía del terreno de juego, y es que, por mucha simpatía que me pueda despertar el Tano por sus años de apogeo en Getafe, hay jugadores que no valen para jugar en ciertos equipos y el suyo es el más claro ejemplo.

No es que el Atleti se comiese al campo y al rival, pero al menos demostró ser otra cosa. Banega desde la derecha, Maniche desde el centro y Simao por la izquierda optaron por jugar y, lo que es más importante, por querer ganar. Agüero (que se animó a olvidar su agotamiento) y Forlán (que no pudo contrarrestar su baja forma física), se sintieron menos solos y el Atleti empezó a ver más de cerca la portería de Casillas. No es que se hiciese un partidazo, pero al menos, como me dijo mi hermano, pasaron cosas.

Sin embargo, daba la ruín sensación de que el daño ya estaba hecho. Se habían regalado cuarenta y cinco minutos y, aunque nadie quería llevarse las uñas a la boca presos del pánico, todos teníamos la sensación de que lo peor estaba por llegar. Por eso no se celebró con excesivo entusiasmo el gol de Simao; porque nos conocíamos y porque al Madrid le quedaba la carta de Higuaín. El Pipita está peleado con el gol en la ocasión certera, pero es un futbolista de una pieza; sabe encontrar el espacio, sabe dirigir la mirada hacia el lugar oportuno y conoce los secretos del futbolista decisivo. No se le cayeron los anillos al coger el balón cuando el árbitro pitó penalti sobre Drenthe en la última jugada del partido (mis improperios hacia Heitinga mejor los guardaré en el baúl del olvido), y no se arrugó un ápice cuando cruzó la mirada con Leo Franco.

Duele mucho perder así. Duele, quizá más, ser consciente de que en pleno mes de octubre el equipo ya no aspira a casi nada en la liga. Y duele, y mucho, saber que a los jugadores del Atleti les puede el calor de su público, la expectativa ante la grandeza y la ilusión por lo imposible. Es por ello que reafirmo aquella teoria que tantas veces vengo defendiendo y que es que, la próxima vez que les ganemos, y no sé cuando será, será en el Bernabéu.

Y duele, por encima de todas las cosas, descubrirte, con treinta y dos años, levantando la cabeza ante el espejo y ver que has vuelto a llorar por un puñetero partido de fútbol.

16 comentarios:

fernando dijo...

como te dije en la entrevista que me hiciste hace unos días, el At.Madrid necesita un cambio radical empezando por la Directiva. Así no vamos a ningún lado. Ojalá de una vez por todas la afición se dé cuenta de esta situación.

Yo no lloré, pero estoy superjodido y más al leer la soberbia vikinga. Se alegran más por mofarse de nosotros que por ganar. Un abrazo.

Sergio Cortina dijo...

Es que el mediocampo de Aguirre fue de juzgado de guardia

Silvi dijo...

El Atlético de Madrid ayer no se supo sobreponer al golpe que supuso el primer gol en el primer minuto de juego. Después lo intentó pero la verdad es que no le salió casi nada, además que el KUN (pieza clave para desequilibrar) estaba reventado desde casi la primera parte.

La derrota final tal como se produjo fue dolorosa, pero una cosa, no creo que a estas alturas esté todo perdido, entiendo que lo has escrito desde la desesperación y la tristeza pero perdido no hay nada todavía. Tenéis un muy buen equipo, con poco banquillo eso sí, pero con opciones a todo.

Lo dije antes de empezar la temporada y lo sigo diciendo ahora después de las derrotas que habéis sufrido, luchareis por los primeros puestos y sino al tiempo.

Un abrazo y ánimos!

miguel diaz dijo...

Incompetencia y falta de profesionalidad. nada de maleficios, ni de pupas. un abrazo. miguel

Christian dijo...

bueno, por razones obvias aun no he visto el partido, pero bueno... te puedo compadecer. Creo que habiendo visto el derbi del año pasado o el anterior vale, no? Lo más sorprendente del partido, bajo mi punto de vista fue el pre-partido. A donde va un entrenador con 4 centrocampistas??? Y perdón Pablo, pero cualquier intento de querer imitar a la roja es un parecido de tu mente demasiado atlética y demasiado roja. Que tendrán que ver Raúl, Maniche, Assunçao y Banega con Xavi, Cesc, Iniesta y Silva. Aguirre intentó construit una Maginot delante de otra y eso transmite miedo e inseguridad al equipo. vamos, que su propio entrenador les metió complejo de inferioridad. Y así, y menos contra el Madrid, no se puede.

un saludo y suerte

Rubén dijo...

Quizá no sea el más indicado para hablar hoy aquí. Soy el otro lado del partido. Y te digo que llorar, no, no me faltó mucho, pero mis vecionos deben de saber ya que el Madrid ganó. Es lo que tiene el fútbol. Mi cardiólogo dentro de un par de años va a sacar mucha tajada de mí.

Sólo te puedo decir que te felicito por la deportividad mostrada ante la derrota. Peor que haber perdido el derbi es saber que la cabeza de la tabla se escapa casi a los 10 puntos. No entiendo por qué el Atletico, con jugadores nuevos, distintos cada temporada, adolece año tras año de los mismos fallos.

Fernando, no creo que sea soberbia madridista. Bueno, hay de todo. Simplemente es felicidad por derrotar a nuestro máximo rival. Me supongo que si hubiese sido al revés, miraríais a los madridistas por encima del hombro, como sería lo más lógico.

Un abrazo!

Carlos Tur dijo...

Me encanta lo que has escrito. Es genial. Me ha hecho sentir, lo he leído entero a pesar de que a primera vista parecía largo. Eso es más importante que hacer un comentario del partido. Total, como atlético estoy desesperanzado, jodido, abochornado. Siento que se ríen de mí y no sé como evitarlo. En fin, me gustaría escribir como tú. Eres capaz de transmitir tus sentimientos con orden y elegancia. Leer tu entrada ha sido de lo mejor de un día marcado por otra maldita derrota.
Gracias y un saludo.

Carlos Tur dijo...

Me encanta lo que has escrito. Es genial. Me ha hecho sentir, lo he leído entero a pesar de que a primera vista parecía largo. Eso es más importante que hacer un comentario del partido. Total, como atlético estoy desesperanzado, jodido, abochornado. Siento que se ríen de mí y no sé como evitarlo. En fin, me gustaría escribir como tú. Eres capaz de transmitir tus sentimientos con orden y elegancia. Leer tu entrada ha sido de lo mejor de un día marcado por otra maldita derrota.
Gracias y un saludo.

La Quinta del Buitre dijo...

Pablo,

En realidad, todos los aficionados tenemos un baúl del olvido, no eres el único. Donde tú tienes los improperios a Heitinga tengo yo, en el mío, alguno sobre Mijatovic o sobre Raúl, por unas u otras razones.

Lo del Atlético con nosotros es un tema psicológico. ¿Acaso la temporada pasada, en el Bernabéu, Agüero no marcó también en el primer minuto? ¿Y quién ganó aquel partido? Pues eso. Lo del gol en el primer minuto no es más que un problema coyuntural, pero que se puede soslayar.


Un abrazo, amigo.

ÁnGeL dijo...

Buenas,el partido empezó mal para el Atléti desde vestuarios,con el sistema del cuatrivote y dejando aislados a Forlán y Kun,sin extremos,no se puede hacer eso jugando en casa,y para más,gol a los 30 segundos,demostrando que ese sistema no iba a nada,bueno,sobre el arbitro,digo que estuvo nefasto,saludos!
www.diadiadelfutbol.blogspot.com
www.atleti1903.blogspot.com

Pablo dijo...

@ fernando

Parte de la afición se da cuenta de la situación y otra parte está anestesiada. Se creen que con la milonga de la mejor afición del mundo el problema está arreglado. La mejor afición del mundo necesita un equipo acorde a sus ilusiones, de lo contrario el romance terminará muerto de hastío.

@ sergio cortina

Aguirre lleva tres años necesitando un psiquiátrico además de un juzgado.

@ silvi

Ojalá tengas razón, amiga. Pero año tras año al Atleti se le ven las costuras después de perder contra el Madrid. Llega la presión, la falta de carácter y el absentismo ante las obligaciones. No me gusta la pinta de este enfermo.

@ miguel díaz

Lo del pupas ya está muy visto. Es una coartada rancia que ya no vale. Se perdió por lo que se pierde siempre; falta atletismo en el Atleti.

@ christian

Me parece que no has comprendido mi argumentación. Nunca puedo comparar al Atleti con España porque España tiene un patrimonio en el centro del campo formado por los mejores organizadores del mundo. Lo que quiero decir es que si planteas el partido como una batalla en el centro del campo no puedes cometer el pecado de darle el balón al rival y esperar tras la línea del centro del campo. De esa manera, si robas demasiado atrás, el equipo no tiene velocidad para salir en dos toques. Sin embargo, si presionas arriba, al recuperar el balón siempre es más fácil encontrar el último pase porque la distancia con el área rival se acorta cuarenta metros. Para plantear un partido a la contra necesitas jugadores capaces de jugar a la contra; tanto lanzadores como receptores.

@ rubén

Todo el mundo tiene voz en este blog y la tuya es recibida con la misma ilusión que el resto. Me gustan las voces discordantes tanto como las acordes; todos ayudáis a crear un interesante foro de debate. En cuanto al tema del cardiólogo, no sé yo quien lleva más tiempo sufriendo sobresaltos. Tienes todo el derecho a expresar tu alegría, faltaría más.

@ carlos tur

Me encanta saber que alguien se siente identificado conmigo. Así, en momentos como este, no me siento tan solo. El camino está siendo demasiado largo y se hace menos duro recorriéndolo acompañado.

@ la quinta del buitre

Es una incidencia que he subrayado en mi crónica. Claro que es importante empezar concentrado, pero si te la cuelan a la primera, mucho más importante es saber sobreponerse. El año pasado el kun también marcó en la primera jugada y el madrid no bajó los brazos sino que levantó la cabeza para jugar a ganar. Pudo haber perdido, pero jugó a ganar, como debe ser.

@ angel

Fue un desastre Aguirre y fue un desastre el equipo. En la segunda parte intentaron remendar el descosido, pero el daño ya estaba hecho.

Suca dijo...

Yo no soy de los más críticos con Aguirre, pero el sábado creo que se equivocó de forma grave. Si hay algún jugador, Agüero aparte, que estaba desequilibrando en el principio de temporada era Simao. Hay una diferencia abismal entre Simao y cualquiera que pueda jugar por la izquierda... Es una concesión que el Atleti no se puede permitir.

Evidentemente, estoy muy jodido, como es normal después de encajar un gol en el minuto 1 y en el 96...

Jorge dijo...

Hola
me llamo Jorge y me han recomendado desde el Blog del Liverpool Madrid este mismo
y solo quiero darte la enhorabuena por lo bien que escribes
Lo segundo soy socio del atleti y el partido dle otro dia se tiro desde el Jueves o Miercoles que se prepara un partido por las razones que nunca entendere de por que Aguirre sigue siendo entrenador del Atleti.Como en el futbol de ahora se puede jugar sin bandas y si españa juega sin extremos pero es que sus centrocampistas se pegan a la banda para ir al centro aqui no estuvieron ni un minuto de la primera parte en las bandas.Y si Simao no estaba para jugar pues no lo convoques y si esta para jugar sacalo desde el Primer minuto.Es el equipo menos trabajado de la primera division.Aguirre FUERA YA

Un abrazo

Tony Blas dijo...

Y zafaron que no compraron a Tristelme.
Una buena de Aguirre.

Saludos.

piterino dijo...

Qué bien escribes y, sobre todo, cómo sabes transmitir tus sentimientos a través de una pantalla de ordenador.
Poco más te puedo comentar hoy, me limito a admirar otro magnífico post, a disfrutarlo con varias lecturas y a respirar aliviado viendo que no soy el único lunático que se altera tanto con un partido de fútbol.

Un saludo.

Alba dijo...

La verdad es que el Atlético volvió a tropezar con la misma piedra: un gol en el primer minuto. No salieron concentrados y el primer gol del Madrid les hizo jugar a remolque toda la primera parte. Además, los goles anulados al real MAdrid eran legales. En la segunda parte salieron más bien y consiguieron el empate, pero el penalti en el último minuto es un error de infantil.
Saludos