martes, 15 de febrero de 2011

Balones de oro: Alfredo Di Stéfano

La historia del fútbol la han marcado aquellos tipos que, a golpe de corazón y a modo de sentencia, han sabido acaudalar su talento en nombre de una mayoría. Como a todos, el éxito engorda el ego y dispara las admiraciones, como a pocos, el recuerdo de algo bello situa a unos cuantos en el lugar más privilegiado de la memoria. Para un aficionado madridista no habrá un jugador mejor que Alfredo Di Stéfano en la historia del fútbol. Para un amante de la épica del balón, han existido pocos tipos tan capacitados para la victoria como el hombre que vistió el número nueve del Real Madrid desde 1953 hasta 1964.

Desde el niño que nació en 1926 en el seno de una familia de emigrantes italianos, hasta el abuelo que, con setenta y cuatro años, fue nombrado presidente de honor del Real Madrid, hubo un hombre que batió records, levantó muchas copas y dejó el aroma de un futbolista irrepetible. El hombre que marcó gol en cinco finales de la Copa de Europa, el primer hombre orquesta de la historia del fútbol europeo, el hombre que aprendió de Pedernera y aparecía en cada parcela del campo; robando, combinando, rematando, celebrando.

Di Stéfano debutó en la primera división argentina un frío día de invierno de 1945. Tenía 19 años y, debido a su velocidad, José Maria Minella, el entrenador del equipo, le escogió para sustituir a Loustau y darle la titularidad en el costado izquierdo del ataque. Era la época de "La Máquina", la gran época de River, cuando hacerse un hueco en la delantera titular era tan difícil como convencer al pueblo de las bondades de la gran guerra que se disputaba a miles de kilómetros de allí. Ajeno a la misma, el joven Di Stéfano seguía soñando con convertirse en futbolista profesional. Lo consiguió, aunque no fuese fácil jugar en aquel River y tuviese que acudir a Huracán para trabajar a modo de préstamo. Siempre supo que tenía por delante todo el tiempo del mundo y todo el fútbol que prometían sus sueños. Llegó a Madrid con veintisiete años y aún así le dio tiempo a ganar más de una docena de grandes títulos, tal fue su impacto en aquella Europa de posguerra que, medio siglo más tarde, la revista France Football le otorgó el premio al mejor jugador del fútbol europeo del siglo XX. Era la misma publicación que le había otorgado los balones de oro de 1957 y 1959, la misma que, haciendo gala de la lógica y la ecuanimidad, había premiado al tipo que había revolucionado el fútbol.

Todo ello, pese a no haber disputado nunca un solo minuto en un campeonato mundial de selecciones. Aquella espina, a la hora de la comparación con otros grandes de la historia, sigue estando bien clavada en la sinrazón de sus defensores. Pudo haber jugado en Brasil, más Argentina se negó a acudir a aquel mundial. Pudo haber jugado en Suecia, pero España no logró clasificarse. Pudo haberlo hecho en Chile, pero una lesión días antes del comienzo del torneo le obligó a asistir a los partidos desde la grada. Y pudo haberlo hecho en Inglaterra, pero a aquellas alturas, la palabra de Di Stéfano estaba más cerca del adiós que de la aventura.

Aquel jovencito que acudía al estadio de Independiente para ver jugar a Arsenio Erico se convirtió, con el tiempo, en el mejor futbolista argentino de su generación. Y eso que hubo muchos y muy buenos, como Sívori, Rossi o Pedernera. A este último hubo de sustituir en River una vez hubo regresado de Huracán, para formar delantera junto a Reyes, Moreno, Labruna y Loustau, una punta de ataque que se conoció con el sobrenombre de "la eléctrica". Fue la sucesión, para la exigente afición de River, de aquella "Máquina" que tantas tardes de alegría había dado al club. La continuidad de un equipo donde ya no estaba Adolfo Pedernera y en cuya punta de ataque figuraba un joven llamado Alfredo Di Stéfano. Fue entonces donde se forjó el futbolista que deslumbraría en Europa un lustro después, el jugador que organizaba el juego del equipo, que aparecía en el área de manera silenciosa y que finalizaba los ataques que él mismo había iniciado.

Años más tarde, aquella delantera descrita de memoria, pasaría al olvido devorada por la pasión suscitada por el ataque que Santiago Bernabéu había conseguido formar para el Real Madrid. Quienes les vieron, juran por Dios y ante la Biblia, que jamás existió un ataque como el formado por Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento; tres balones de oro, un artista del último pase y el tipo que más títulos ganó en la historia del fútbol europeo. Palabras mayores.

Junto a aquellos compañeros y tantos otros que llegaron para disfrutar de su compañía, Alfredo Di Stéfano ganó ocho ligas. El dato, aunque esclarecedor, asusta si tenemos en cuenta que, hasta su llegada, el Real Madrid solamente había ganado un campeonato en veinte años. Huelga recordar los que han venido desde entonces, huelga repetir la decisiva aportación de Di Stéfano en la historia del Real Madrid.

En total, y contando los partidos amistosos, Di Stéfano jugó novecientos dieciocho partidos y anotó setencientos doce goles. Todos ellos a lo largo de las veintiún temporadas como profesional en las que vistió las camisetas de River Plate, Huracán, Millonarios de Bogotá, Real Madrid y Español de Barcelona, amén de las participaciones internacionales con las selecciones de Argentina y España. Cabe destacar, a modo de curiosidad, el partido amistoso disputado en 1953 entre el Barcelona y el Vasco de Gama, en el que Di Stéfano vistió de azulgrana por primera y última vez, pero que sirvió para que el Barcelona lo incluyese en su base de datos como uno de los futbolistas que han jugado en el primer equipo.

Pareciese, con este dato, que Di Stéfano no hubiese querido nunca casarse con nadie. Bien podría haber sido jugador del Barcelona antes que del Madrid, pero la pericia de Santiago Bernabéu primero, y la decisión de la Real Federación Española de Fútbol después, terminaron siendo hechos decisivos para que Alfredo terminase vistiendo de blanco.

Pero vayamos por partes. Antes de recalar en el Madrid, Di Stéfano había recorrido parte de sudamérica dando brillo a su nombre. Tras su debut en River, fue cedido a Huracán donde completó una gran temporada. Fue la temporada en la que, enfrentándose al equipo que le pagaba, marcó para Huracán el gol más rápido de la historia de la liga argentina, ocho segundos le bastaron para perforar la meta de Soriano y dejar a la hinchada de River fría como un témpano de hielo. Aquel era su futbolista más prometedor y jugaba en las filas del enemigo.

Una vez fue repescado, pasó a formar parte del primer equipo de River durante dos temporadas gloriosas en las que goleó y aprendió a dar vueltas de honor. En 1949, y tras una brutal huelga de futbolistas, Di Stéfano emigra a Colombia para, junto a Cozzi, Reyes, Rossi y Pedernera, formar parte de un maravilloso Millonarios de Bogotá que, bajo el sobrenombre de "Ballet Azul", batió records de goles, títulos y asistencia para convertirse en el mejor equipo de la historia del fútbol colombiano.

Fue vistiendo la camiseta de Millonarios cuando aterrizó en Chamartín por vez primera. Aquella tarde en la que se celebraba el quincuegésimo aniversario del Real Madrid, Di Stéfano jugó al fútbol de una manera que nunca antes se había visto en España. Santiago Bernabéu, asombrado por el recital, no lo dudó; "quiero fichar a ese jugador". No sería fácil, porque Di Stéfano ya había firmado un precontrato con el Barcelona y el presidente del Madrid hubo de acudir a las altas instancias para mostrar su acuerdo con River y Millonarios de Bogotá. Con el jugador asistiendo a los entrenamientos del Barcelona, la Federación de Fútbol dispone en su sentencia que Di Stéfano ha de jugar dos temporadas en el Barcelona y dos temporadas más en el Real Madrid. La decisión salomónica no es bien recibida en el seno del Barça y la directiva culé rompe el contrato dando vía libre a Di Stéfano para vestir de blanco. Se rompía así el sueño de verle jugar junto a Kubala y formar la delantera más letal del fútbol europeo.

Como jugador del Real Madrid, Di Stéfano cobró una dimensión tan grande que su nombre fue utilizado por el mundo entero como la mayor bandera del fútbol. Tanto fue así que en una gira del Real Madrid por Sudamérica, en 1963, el número nueve del Real Madrid fue secuestrado en Caracas por las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional. Las FALN, siglas que correspondían al movimiento de protesta contra el régimen venezolano, buscaban un señuelo para conseguir que su voz fuese escuchada en el mundo, y no encontraron mejor escalón hacia la fama que el futbolista más famoso del mundo. Durante los tres días que duró el secuestro, Di Stéfano comió, durmió y jugó a las cartas junto a sus secuestradores. Fue un trato cordial, tan solo un motivo para poder alzar la voz, una reacción contra la acción opresora del país.

Tras su liberación, las primeras planas y todos los titulares se volcaron con el delantero blanco. No se trataba de un tipo normal, no era solo un delantero goleador y un devorador de partidos, Di Stéfano se había convertido, por aquel entonces, en el primer gran futbolista mediático de la historia del fútbol. Todos querían verle jugar, todos querían un momento junto a él, todos, grandes y pequeños, querían ser como él.

Cuando sus piernas ya no le dieron para seguir siendo el jugador al que todos aplaudían, decidió cambiar el blanco del Real Madrid por el azul rayado del Español. Fue el día después de perder la final de la Copa de Europa contra el Inter de Milán y tras una agria discusión con un Santiago Bernabéu que ya no le veía apto para seguir jugando al más alto nivel. Tenía entonces treinta y ocho años, y se marchó por la puerta de Chamartín con el rostro serio y un rictus de amargura en la mirada. Se marchaba el hombre que había ganado cinco Copas de Europa, que había anotado más de quinientos goles y que había puesto al equipo en el primer escalafón del fútbol mundial.

Dos años más tarde, cuando la cuarentena invadió su alma y entorpeció sus piernas, preso de la nostalgia decidió decir adiós, se marchó a casa, hizo un hueco en su jardín y ordenó tallar un monumento en forma de pelota de fútbol. Bajo el mismo, inscribió un epitafio: "Gracias, vieja". Era la mejor manera que tenía de rendirle homenaje a la amiga que le había acompañado desde niño y que le había permitido hacer realidad cada uno de sus sueños.

Años después, el tipo que había cambiado la historia del fútbol español, regresó a los estadios para impartir clase desde los banquillos. Así, River y Boca en Argentina y Valencia en España, disfrutaron la miel del éxito gracias a la sabiduría de Alfredo Di Stéfano. Tres ligas más como entrenador en los dos países que habían curtido su corazón. Uno, Argentina, le había dado un apellido y un nombre como futbolista, el otro, España, le había adoptado como a un hijo pródigo y le había regalado los mejores años de su vida.

Como futbolista argentino, vistiendo la albiceleste que tanto ensancha el espíritu patrio, Di Stéfano tuvo oportunidad de deleitar a su país en la Copa América de 1947. Fue su primera y única gran participación en un torneo internacional a nivel de selecciones y la nota fue de sobresaliente; seis partidos, seis goles y un trofeo de vuelta a Buenos Aires. Eran épocas convulsas en las que el fútbol suponía una vía de escape para los Argentinos. Igual que ocurría en la España franquista, amordazada por la censura y la ausencia de libertad, cada triunfo del Madrid suponía un viaje a los sueños perdidos. Suya fue la primera Copa de Europa, suya fue la primera Copa Intercontinental y suyo fue el primer gran reconocimiento al mejor jugador del mundo. Se llamaba Alfredo Di Stéfano, un hombre de aspecto rudo, de calva incipiente y perfil cilíndrico, el mismo que años atrás, mientras flotaba por la línea de cal del estadio de River fue bautizado como la "Saeta Rubia". Entonces, las gradas, viendole venir, gritaban alborozadas: "Socorro, socorro, que viene la saeta con su propulsión a chorro".

2 comentarios:

Alejandro Alonso dijo...

Un detalle.Jugó en el Madrid porque aquella España no era un país normal.Estaba dominada por el Franquismo.Regimen que utiliza al Real Madrid para contentar a la plebe.Cuando la guerra civil,una de las cosas que hace el fascismo es matar a el presidente del Barça.Cuando ganan la guerra,obligan a cambiar el escudo y hasta el nombre del club.Y no se trato de "pericia" de Santiago Bernabeu,sino una jugarreta sucia con el apoyo dictatorial y de la federación.Por suerte hoy en día esa "pericia" no seria posible.Después como jugador un fenomeno,solo hay que ver sus estadisticas para darse cuenta de la dimensión de Di Stéfano.El mejor jugador de la historia del Real Madrid.Lejos,muy lejos del segundo.¿Quien seria,el segundo?¿Puskas?¿Hugo Sanchez?¿Raúl?Saludos.

Pablo dijo...

Buenas tardes, Alejandro.

Mi opinión respecto a la posición del régimen que entonces gobernaba en España respecto al Real Madrid es que lo utilizó como propaganda política más a partir de la llegada de Di Stéfano que antes de la llegada de Di Stéfano. No tengo muy claro que el régime fuese promadridista en el año 53 cuando el Madrid llevaba veinte años sin ganar una liga, catorce de ellos una vez terminada la guerra civil. Ahora, que los éxitos internacionales del Madrid le viniesen al franquismo al pelo para proclamar los valores patrios, es algo que no te voy a negar. Es posible que, a partir de ahí, el Madrid si se viese favorecido por los factores fácticos, aunque no es menos cierto que juntó un equipazo. Un equipo al nivel del Barça de hoy, no en vano son los dos únicos equipos en la historia de la liga que han estado al menos un mínimo de quince partidos consecutivos ganando.
El resto lo podríamos discutir, aunque es posible que tú tengas más información de primera mano que yo y entonces tendría que callarme.

Un abrazo y gracias por pasarte.