lunes, 29 de octubre de 2007

El Gordo

Los apodos, como los colores, vienen aplicados por las leyes del capricho. A uno lo llaman Gordo por su apellido y debe arrastrar el apodo durante toda su carrera. A uno le hablan del Gordo y su sonrisa se viste de infancia, de fútbol brillante, melancolía y una pierna izquierda majestuosa.

Rafael Gordillo Vázquez arrancaba desde la cal de la banda y culminaba desde los lugares de sentencia. Las medias bajas, los tobillos de goma y el balón siempre cosido a una pierna izquierda fabricada para las grandes ocasiones. De sus botas salían caramelos, de su aspecto desgarbado nacía el carisma de una carrera plagada de grandes momentos, de su zancada escurrida solían crecer las jugadas de mayor peligro.

Gloria en Sevilla y lujo en Madrid, el Gordo sirvió para el trámite y para la heroica. Todos lo querían a su lado porque todos sabían que sus centros significaban tres cuartos de un gol. Toma Rincón, métela. Toma Hugo, sólo tienes que empujarla. Ídolo del beticismo, memoria viva del madridismo.

Y como cada vez que se puso la roja de España ejerció el dominio de quien se sabe defensor y centrocampista en una sola pieza, en sus presencias asegurábamos peligro y en sus ausencias temíamos la falta de destreza. Gordillo se perdió la final de aquella inolvidable Eurocopa y todo el equipo francés sintió en sus carnes el placer de la inactividad en el flanco contrario.

En su juego destacaba la entrega de quien ha vivido una infancia de lamentos y ha soñado con alcanzar cimas de primera categoría, en sus centros destilaba el aroma de una corrala de vecinos y en sus impulsos dejaba la sensación de querer siempre un poquito más de lo conseguido. Gordillo era una pierna izquierda colmada de deseo y satisfacción. Una gozada, el fruto de una imaginación y parte del recuerdo perenne de mi infancia.

Y Como amo el recuerdo perenne de mi infancia y me gusta jugar a mitificar aquellos partidos que de niño me inyectaron el fútbol en la sangre, comienzo mis homenajes a los mejores jugadores de la historia del fútbol hablando de Rafael Gordillo, el lateral izquierdo de un equipo que un día consiguió la machada de marcarle doce goles a Malta. Imaginad las fantasías que pudieron generar aquellos jugadores en un niño de siete años...

9 comentarios:

Stubbins dijo...

Que lujazo leer este post, Pablo. Te diria que su redacción es insuperable, pero, ¿para que hacerlo? Te superarás en el siguiente a buen seguro.

Aquel 12-1 a Malta también forma parte de uno de los principales recuerdos de mi infancia. No es por quitar mérito a la hazaña, pero aquel "portero" llamado Bonello....

Lo de "Gordo" en la actualidad, al bueno de Rafa creo que le va que ni pintado eh! Los años pasan amigos!!!

Increible la camiseta del Betis de la marca Meyba. Que clásico!!!

Carlos dijo...

Enhorabuena pablo de verdad, se me saltan las lagrimas con este post... que tiempos... con esa zurdita teníamos banda izquierda para rato... pero las cosas buenas se acaban y los millones valen mas que los colores, se fue al Madrid y me alegro de que haya triunfado, he visto partidos de él con la elastica de las trece barras y con la merengue. Un crack.

La pena es que ahora con Lopera no pinta nada en el Betis... pero podría. No se si es presidente del Écija o algo así.

Saludos

PD: He vuelto a publicar en futuros cracks.

christian dijo...

pues ya ves... si aún veo yo ese partido contra malta y se me ponen los pelos de punta... pues ni quiero imaginar (en realidad creo que no puedo) lo que es vivirlo en directo...
gordillo fue uno de esos jugadores integros, de los de verdad, de los que hablabamos el otro dia, de esos que nunca volverán a existir...

un abrazo, crack

fernando dijo...

Ya no salen jugadores como Gordillo. El fútbol de antes era mucho mejor. Qué bonito era ver a Gordillo correr la banda del Villamarín o el Bernabéu. Y esos míticos partidos con la selección como el España 12 Malta 1. Un abrazo.

Pablo dijo...

@ stubbins

A Bonello le hemos pagado favores pasados convirtiéndole en imagen de una marca de cerveza ¿Hay algo más español?

@ carlos

Gordillo era un jugador impresionante. Atacaba, defendía y generaba juego. Algo parecido a lo que hace Dani Alves hoy, que jugando de defensa es al mismo tiempo defensa, centrocampista y delantero.

@ christian

Es de ese tipo de jugadores que a la selección de hoy le vendría de perlas. Carácter y talento en la misma pieza.

@ fernando

Los que amamos el buen fútbol sabemos apreciar a los grandes jugadores jueguen en el equipo que jueguen. Gordillo me reconduce a una época fantástica.

Ángel Velasco dijo...

Me faltan tus votaciones para el Premi José Luis Pérez Caminero.

Un saludo

zaragocista dijo...

Obviamente debió suponer una inmensa alegría ver como todos los de tu entorno celebraban algo así. Yo vivo al lado de Señor, y alguna vez he hablado con él de ese partido. Eso sí, se nota un huevo que ha sido futbolista. No sabe hablar. ¿Por qué a todos les pasa igual? jajaja



Un abrazo.

piterino dijo...

Buena idea la de recordar a jugadores como Gordillo, excelente y entrañable, le recuerdo en mis primeras nociones de fútbol corriendo la banda desgarbado y con las medias en los tobillos.

Poco más que añadir a lo que ya te han dicho: tu estilo es delicado y refinado, un placer visitarte y un lujo leerte.

Saludos.

Delaisi dijo...

Muy buen articulo. La verdad es que Gordillo es historia viva de una seleccion que es muy recordada por el 12-1 a Malta. Nunca he tenido la suerte de verlo en directo, como a muchos de otros jugadores miticos.


Salu2 desde www.atodocrack.blogspot.com