martes, 28 de julio de 2009

Cambio de cromos

Recuerdo que, cuando de pequeño, coleccionaba cromos, sentía una emoción inmensa cada vez que descubría la estampa de mis jugadores favoritos una vez había roto el sobre. Como niños sensorialmente moldeables que éramos, jugábamos a ser el mejor jugador de la liga con una pelota de reglamento descosida y dos chaquetas en el suelo a modo de portería. Pasaban las temporadas y nuevos y relucientes fichajes asomaban por las últimas páginas del álbum, en su pose de prometedor ilusionista del césped veíamos un nuevo motivo para arrancar un duelo al sol de media tarde y una nueva muesca en el olvido hacia los ídolos anteriores. Era el poder irrebatible de la novedad, el fichaje nuevo que nos hacía olvidar al anterior, la arrogante sensación de tener entre las manos a la figura del futuro.

Cuando el Barça fichó a Eto’o aún era un equipo medio a la deriva que se agarraba con uñas y dientes al poder mágico de un Ronaldinho eclosionante. Contaba con los dedos de una mano las temporadas en blanco y Laporta vivía su primera reválida de verdad auspiciando éxitos con el dudoso Rijkaard en el banquillo y un par de chavales de la cantera en la capitanía. Llegó Márquez y apuntaló la defensa, llegó Deco y propició el manejo de los tiempos, llegó Eto’o y todos aquellos goles que habían quedado en el limbo regresaban al cajón de las celebraciones más entusiastas. El Barça volvía a ganar y volvía a recuperar el estilo. El Camp Nou volvía a postrarse.

Llegaron entonces los días de los coleccionistas de cromos. Quien adoraba a Eto’o le situaba en el altar de las consagraciones deportivas. Hubo quien pidió para él Balones de Oro que se ganó en el campo y perdones velados por lo que se iba ganando fuera de él. El chico marcó un gol en la final de la Copa de Europa y el mundo dejó de acordarse de aquellos días recientes en los que el equipo hilaba pero no apuntillaba. Eto’o y Ronaldinho eran la nueva gloria del barcelonismo.

Como no existe otro equipo tan propenso a desfigurar a sus mitos como lo hace el Barça, los coleccionistas de cromos no tardaron en romper el cartón de Ronaldinho una vez que comprobaron que el brasileño se había bajado del pedestal del cielo para irse de fiesta a los infiernos. Y como en las escaramuzas el equipo perdió ligas y respeto, a los compra sobres les cansó el estigma polémico del hermano Eto’o. No tardaron en pedir su cabeza y buscar en el sobre un nuevo fichaje que pegar en las últimas páginas de su álbum.

Resulta que el chico siguió marcando goles como quien pega estampas en un papel pero el cromo ya estaba bastante manoseado. Dejó treinta goles en una liga irrepetible y nuevo gol en una final de ensueño ante el Manchester United, pero hacía tiempo que era un rey muerto y el populacho ansiaba con ganas proclamar de nuevo un “Viva el rey”.

Y el populacho ya tiene su rey. Un nuevo cromo flamante y espectacular. Un fichaje de esos que, cuando lo conseguías, te temblaba la mano a la hora de poner el pegamento. Ibrahimovic es técnica e imaginación envasados en un musculoso cuerpo de dos metros. Un jugón de los que levantan estadios y hacen soñar a los coleccionistas de ilusiones. En sus sonrisas de ayer pudimos descubrir la ilusión de un tipo que viene a España a disfrutar del fútbol y en la sonrisa de los presentes pudimos descubrir la satisfacción de quien sabe que ha roto un cromo y ha regresado a casa con un nuevo fichaje en el interior del sobre.

Que nadie se engañe, pasarán los meses y el cromo volverá a estar obsoleto. El camerunés seguirá marcando goles y la gente seguirá, nostálgica, observando aquellos viejos álbumes en los que un tipo negro celebraba goles con los ojos en blanco. El álbum del presente será mucho más espectacular y divertido, el nuevo fichaje dará colorido y motivos para presumir, yo como coleccionista de sueños, seré el primero en encender el álbum colorido de mi televisor para verle inventar en su página de sueños, pero aquellos goles del cromo que nos abandona quedarán para siempre presentes en el cajón de las celebraciones más entusiastas.

9 comentarios:

Jordi Martínez dijo...

Un saludo desde
Futbolera.es
(te he añadido al blogroll, por si te interesa el intercambio)

Devo dijo...

Precioso, nada mas que decir.

Decididamente el Barça ha fichado a un delantero tremendo como lo es Zlatan, un gigante de estatura y de futbol que llega al equipo del triplete para conseguir las glorias que en otros clubes no pudo/podria. El sueco sabe que su cuenta pendiente esta en Europa y nadie mejor que el equipo cule para conseguir su anhelo de triunfo en la Champions.

Es una lastima que el Barça trate de esta manera a sus figuras, y ha pasado con cada uno de ellos. Eto'o fue, es y sera grande, un delantero que mataba en el area y siempre daba lugar a la polemica con sus picantes declaraciones. Sera dificil hacerlo olvidar, Samuel fue unico y su sombra estara pegada a Ibra por lo menos esta temporada. Me entusiasma mucho este cambio de cromos, no voy a mentir. Veremos que sucede finalmente.

Saludos Pablo

El Balón Europeo

futbollium dijo...

Para tener el cromo de Ibrahimovic , el Barça ha cambiado al cromo de Etoo y algunos más ( veánse los 45 millones ) , es como cuando te cambiaban un cromo por cinco . Aún así que gran fichaje ha hecho el Barça y lo que vamos a disfrutar con Ibrahimovic estos años .

Un saludo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Es ley del fútbol. Todo empieza y acaba. Eto'o había cumplido su ciclo. Si hubiera seguido, habría sido tan mal como Ronaldinho o Deco. Mejor irse en la cresta de la ola que no en cuando te echan a patadas. Además, Ibramovich es muy bueno. Cambio perfecto. Un abrazo.

Javi dijo...

Yo creo que entre ambos hay una diferencia muy clara que es el carácter, aunque de ambos se diga que son dificiles de llevar. Eto'o es un ganador e Ibrahimovic no lo ha demostrado, aunque por condiciones futbolísticas me parece muy superior y su presencia te garantiza más facilidades en el juego. Un genio que hasta el momento ha aparecido poquísimo en los grandes partidos. Creo que en principio no debería cambiar mucho en el devenir del Barcelona, aunque eso si, a partir de ahora va a ser completamente imposible que pierdan un balón.

Suca dijo...

A mí me parece caro el precio que ha pagado el Barcelona. Sólo lo entiendo desde un punto de vista: Etoo cumplía contrato la próxima temporada. Para mí, es uno de los jugadores más importantes en la historia del Barça. Es un club que tiene 3 Copas de Europa y él ha marcado en dos finales. Además en ambas finales marcó el primero, el más difícil, por más que se recuerden como las finales de Belletti y de Messi.


Esto no quiere decir que no piense que Ibrahimovic es un jugadorazo, que lo es. Técnicamente es de lo mejor del mundo y tiene gestos que probablemente no los tiene ningún otro jugador. Ojalá funcione.

Suca

Carlos dijo...

Muy de acuerdo con lo que se comenta. Me parece muy caro!

piterino dijo...

Veo que mantienes el nivel reflexivo y literario de tu prosa. Te felicito.

En cuanto al post, yo creo que se trata de una cuestión de afinidad. Sí, el "feeling" del que hablaba Guardiola. Afinidad personal o emocional, pero también afinidad futbolística, de estilo.

Humberto dijo...

Amigo futbolero, no se si me recuerdes de Fandemadridfc pasa por aqui ha decirte que el blog sobre el mejor club del mundo vuelve a su funsionamiento para este ya su cuarto año en la blogfera, y me gustaria que compartieras con nosotros este mes previo a la celebracion. Aqui te dejo el Link para que nos visites: www.fandemadridfc.blogspot.com

un abrazo