miércoles, 25 de junio de 2008

Actor secundario, espectador principal

Hay muertes que solamente inquietan a quienes aman la historia, que pasan desapercibidas para el mundo global pero significa un hilo de dolor y nostalgia para los que un día fueron testigos de grandes gestas. Hay corazones que se paran con motivo y sin eco y hay otros que se paran de viejos y consiguen resucitar una palabra de recuerdo escondida bajo el manto de la hazaña. Por ello, el día que se paró el corazón de Roque Gastón Máspoli, todos supieron que con él, moría una de las páginas más gloriosas del fútbol uruguayo y una de las páginas más hermosas del fútbol mundial.

Para los que simplemente escucharon su nombre, saben que Máspoli fue el portero de Uruguay en el famoso Maracanazo. Para los que le adoraron, saben que Máspoli es el nombre en mayúsculas de Peñarol de Montevideo. Como portero titular lo ganó todo y como entrenador también. Su aurea de mito, su conocimiento y su verbo pausado guió al equipo carbonero a convertirse en el mejor equipo del planeta y en un auténtico clásico de memoria encendida y alineaciones de carrerilla dentro del fútbol mundial.

En aquel día lejano de 1950, a Máspoli le tocó sufrir, temblar y disfrutar. Sufrir primero ante la imposibilidad de atajar el picudo disparo a bocajarro de Friaça. Temblar después de ver como sus compañeros de equipo y selección Schiaffino y Ghiggia remontaban el marcador. Y disfrutar al fin alzando la copa al cielo junto a la imponente figura del capitán Varela. Dicen que Máspoli fue un tipo sobrio, sin alardes, pero muy sabio y seguro. Conocía el puesto y el puesto le conocía a él. No bastaba más que atajar y seguir jugando. Al fin y al cabo, seguía siendo fútbol.

En los años que sobrevinieron a su retirada, Máspoli se convirtió en alma y voz de Peñarol. A los ocho títulos que consiguió como jugador, sumó otros cinco como entrenador coronando su trayectoria con los títulos sudamericano y mundial conseguidos en 1966 cuando un equipo de ensueño fue capaz de derrotar a River Plate en verano y al Real Madrid en invierno. Si Máspoli ya era leyenda, tras aquellos logros los hinchas le canonizaron.

Y canonizado quedó aquella tarde de 1994 después de que su corazón dijese basta y se marchase en busca de su amado capitán Varela y su admirado Schubert Gambetta; “Sin él no hubiese habido Maracanazo", dijo más de una vez. A Máspoli le chutaron menos aquella tarde de lo que hubo de atajar después por medio de la palabra. Desmintió epopeyas y recordó nostálgico cada minuto. Siempre sonriente, siempre portero, siempre inmortal. Puede que haya alguno capaz de disputarle el título de mejor arquero uruguayo de la historia, pero ningún otro arquero puede discutirle su posición de leyenda. Y es que Roque Gastón Máspoli; gordo, autoritario y atajador, fue único.

8 comentarios:

The gunner dijo...

Buenas, busco colaboradores para un blog de fútbol internacional que estoy monando. Es un homenaje a jgadores anónimos. Interesados contacten via email (cescfabregas57@hotmail.com. Tamién estoy interesado en INTERCAMBIAR links. Saludos. Viva el fútbol!!
http://futbolanonimato.blogspot.com

No, gracia a vo´ dijo...

Muy bueno Pablo! Digno homenaje a una gloria del fútbol uruguayo.

Cada jugador charrúa que jugó ese partido histórico ante Brasil tiene un plus extra. Si además de eso logran una carrera destacada, su condición de leyenda es más que evidente!

Saludos,

Migue

piterino dijo...

Me encantan estos posts tuyos rememorando la historia del fútbol. Son únicos.

Cierto, Máspoli es un nobre muy importante en el fútbol uruguayo, pero también mundial. Y de negros recuerdos para Brasil, junto a Schiaffone, Obdulio Varela, Ghiggia, ...

Edgar García-Alonso dijo...

Pablo, sólo decirte, que eres el único periodista, que junto a Rubén Uría, me hace emocionarme con historias que normalmente serían intrascendentes para mí. El mérito no es contar algo, sino CÓMO contarlo, y ahí tanto Rubén como tu, sois auténticos maestros del arte de la retórica.

Bonita historia, un abrazo

Anónimo dijo...

Saludos.Soy Victor Herrero y tengo un programa de radio.Es de Cantabria la emisora y busco gente para que colabore con su voz.El programa es deportivo. Puedes colaborar desde tu casa.Eso si si quieres participar este es mi correo "racing_viti@hotmail.com" me mandas un correo diciendo si quieres o no.Imprescindible que en el correo que me envies pongas telefono fijo y Movil.El programa es todos los viernes de 20h a 23h.Un saludo, espero tu correo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Gran historia. Mientras este portero uruguayo fue querido en su país. El portero brasileño del Maracanazo fue siempre repudiado en Brasil y se le llego a tachar de gafe. Un abrazo.

Alvaro Cabrera dijo...

Sencillamente emocionante, más palabras sobran.
Un abrazo desde la patria que lo disfrutó.

Suca dijo...

Gran relato, como siempre. Seguramente en Europa Máspoli no tenga el reconocimiento que merece, también porque han pasado casi sesenta años de aquella gesta, pero en Uruguay es una leyenda merecidamente. A ver si el fútbol uruguayo vuelve a la primera escena mundial, un saludo!