sábado, 25 de octubre de 2008

La vanidad es mi pecado favorito

En la última escena de la película “Pactar con el Diablo”, un satisfecho Al Pacino, apoyado en la barandilla de una escalera, sentencia, con una media sonrisa y la mirada llena de ego, una última frase que precede sin más argumentos a los títulos de crédito y a los maravillosos acordes del “Paint in Black” de los Stones. “La vanidad es mi pecado favorito”. Con ella hace saber la satisfacción que siente al haber captado, una vez más, a un ambicioso Keanu Reeves en su papel de abogado sin límites, sin derrotismos y sin escrúpulos. Un joven Reeves que piensa que el mejor bufete de Nueva York quiere contar con sus servicios como letrado cuando, en realidad, es el mismo Infierno quien quiere tentar su carne al tratarse del hijo del Diablo.

En la vanidad reside el vicio de creerse mejor que los demás. Yo soy yo y a mí nadie me tose. Es un pecado deleznable en vida que, cuando se extrapola al fútbol, suele producir tantas contradicciones como recochineos en el fracaso. El diablo blanco pensó que los futbolistas querrían jugar con él con el único argumento que el resplandor de su camiseta. Craso error, al futbolista de verdad hay que ofrecerle algo más que un escudo.

Para los que desconozcan en gran medida la historia del Real Madrid, deberían saber que sus albores se pintaron de humildad, necesidades y sufrimiento. Más allá de las formas, la historia de Santiago Bernabéu es la de un luchador implacable; un mago de concurso que, desde la nada, consiguió formar en pocos años un equipo ganador. Fue una época gloriosa en la que no cabía ser los mejores por nombre si no por hechos; realmente el Madrid era el mejor equipo del mundo y a los futbolistas les excitaba vestir de blanco porque sabían que, desde allí, y hacia el placer, había un camino muy corto.

El error del vanidoso nace de asegurar las creencias de los demás. Calderón, como un Bernabéu de poca monta e invadido por el espíritu de envidia que produjeron en él los años de grandeza de Florentino Pérez, juega a imitar a sus antecesores sin conocer los términos del convencimiento. No se trata de enseñarle el caramelo al niño y esperar que desoiga el consejo de sus padres y corra detrás de ti sin temores ni preocupaciones; se trata de asegurar un proyecto, de conocer lo que se necesita y de saber lo que se quiere. Durante meses marearon la perdiz portuguesa de Ronaldo y cuando el tiro salió por la culata intentaron apagar el fuego cuando el monte ya estaba totalmente quemado. Ni Cazorla, ni Villa, y mucho menos los representantes de cada uno, tomaron en serio una propuesta que debería haberles asegurado crédito, fama e historia. El Real Madrid de Calderón ya no es el plan de pensiones soñado por cada futbolista.

Por ello, la próxima que vez que le pregunten, a Schuster no le vendría mal hacer un par de preguntas antes de perder el tiempo mirándose el ombligo. El madridismo no debería permitirse un dirigente que juega a ser Dios, utilizando, mientras tanto, las tácticas del Diablo.

15 comentarios:

NoTe dijo...

Muy buen post y relacionaste de forma excelente todos los sucesos. Saludos!

Rubén dijo...

Grandísimo artículo, de verdad.

Lo cierto es que Calderón ha desprestigiado la historia del Real Madrid. Bueno, lo sigue haciendo día tras día. Y lo seguirá haciendo hasta que se vaya, le echen o lo que tenga que pasar.

El daño que hemos sufrido va a costar ser reparado. Cuando digo daño, me refiero al deportivo. Ver que jugadores que se inician en ésto, decilnan la llamada del club blanco, cuando históricamente era diametralmente lo contrario, es duro. Y hasta que no se cambie la situación, seguiremos perdiendo crédito. Es el peaje que hay que pagar por hacer las cosas mal.

Un abrazo!

fernando dijo...

actitudes como las de Ramón Calderón generan antimadridismo. Un abrazo.

Devo dijo...

Me gusta como tratas el tema, la verdad es que Calderon a mi me genera repulsion, y como dice Fernando puese ser que a muchos les de por el antimadridismo. Son cosas que pasan.

Un saludo!

Devo

El Balón Europeo

POST: `` Diez grandes razones para creer´´

ladoblevisera dijo...

Me encanta la película, tu artículo, la analogía que haces y el hecho de sacar el tema ahora y no cuando todo el mundo habla de él.

Sobre Calderón, opino exactamente lo mismo que tú. De hecho, hace tiempo escribí un post en el que, con diferente analogía, coincidíamos en conclusión.

Terreno desconocido y sonrisa de ganador. No puede ser.

Saludos.
Todos quieren el banco de la albiceleste

Pol Gustems dijo...

Muy bueno. Money, money, quieren money.

Saludos!

Anónimo dijo...

Fantástico post, como siempre. Ahora bien, yo creo que Schuster es peor que Calderón. Esa forma de tratar a todos como si él fuera el amo del mundo... Ya sé que a él le pagan como entrenador, pero no le costaría nada ser mejor persona. Más humilde, más cercano, menos endiosado...

En cuanto a Calderón, es verdad que se le puede hacer críticas, unas cuantas. Pero ha conseguido dos Ligas en dos años (y no me digáis que regaladas por el Barcelona), y unos cuantos jugadores muy pero que muy útiles para unos cuantos años: Pepe, Gago, Sneijder, Higuaín... No sé, me parece que su mandato no está siendo perfecto, ni mucho menos, y en todas las críticas que decís seguramente tengáis razón, pero tampoco está siendo desastroso.

En fin, es por fomentar un poco el debate... un saludo a todos.

SUCA

Zorro de Segovia dijo...

lo peor de Calderón no es que sea vanidoso, sino que es poco inteligente. Florentino era tan vanidoso como éste o más, pero medía sus palabras y las respaldaba con hechos.

Jorge dijo...

Hola Pablo
Calderon es un tio que se cree alguien y no llega ni a eso.
Gracias por pasarte por el Blog,yo soy asiduo al tuyo desde que me lo recomendaron
y ojala nos alegremos mucho este año y que al año que viene no tengamos que aguantar a entrenadores que no tienen ni idea.
Un abrazo

José Mª dijo...

El comportamiento de Calderon y Cía. no benefician al Madrid, esas cosas un club como el Madrid cn tanta historia y tan señorial debe de cuidarla.
Saludos.
http://senderobetico.blogspot.com

JORGE dijo...

has acertado de pleno con tu articulo.has descrito lo que ocurre en el club blanco a la perfeccion.
acabo de empezar mi blog y me gustaria contar con tus analisis en mis articulos de mi blog.gracias
un saludo

Silvi dijo...

Muy buen post Pablo!

La verdad es que Calderón es un lastre para el Madrid por muchas cosas, pero Mijatovic y Schuster no se quedan atrás ... no se cual de los tres estropea más la imagen del club blanco, la cosa está difícil.

Un beso

viamax dijo...

Fantástico blog me gusta, muchas gracias por su edición con tan buen gusto felicidades, reciba un abrazo.

La Quinta del Buitre dijo...

El post es tremendamente original y por él te felicito, Pablo. Eso sí, quiero argüir un par de cosas:

1ª Las artes del Madrid, las utilizan todos. El Chelsea, por ejemplo, poniendo a la venta la camiseta de Robinho sin tener aún al jugador, y no trasciende tanto.

2ª Cazorla y Villa, sí tomaron en consideración al Madrid; otra cosa es si éste negoció como es debido, que no fue así.


Un abrazo, amigo.

naturline dijo...

Fantástico blog me gusta, muchas gracias por su edición con tan buen gusto felicidades, reciba un abrazo.