martes, 4 de septiembre de 2007

El fútbol de Javi

Molina; Aguilera, Santi, Solozabal, Geli; Bejbl, Caminero, Simeone, Pantic; Kiko, Esnaider.

Imposible olvidarles.

Todavía no era muy consciente de la situación que estaba viviendo. Como cualquier otro niño pequeño, correteaba a todas horas por las calles detrás de un balón, con la ilusión de llegar a ser futbolista. A los 6 años, muchos somos del mismo equipo. ‘Del que gana’. Otros son del Madrid porque su padre le encasqueta un pijama merengue, otros por ser el equipo de la ciudad, otros por tradición familiar…y los hay como yo, nacen destinados a ser de un equipo.

Mi padre, no muy futbolero, me solía llevar al bar a ver a su Madrid. Será por llevar la contraria, pero me alegraba cuando perdían. Yo no tenía claro de que equipo era, sin embargo dos horas fueron mas que suficientes para que me quedase marcado de por vida. Me senté frente al televisor, una fría noche de marzo del 97’ para presenciar el choque entre Atlético y Ajax, la vuelta de los cuartos de final de la Champions League, en el Vicente Calderón.

El Atlético sacó un gran resultado en la ida, y debía resolver ante su gente, bastaba una victoria por la mínima. Todo empezó bien, el arte de Kiko saltó a la palestra y un gol suyo ponía al Atleti por delante. Al final se torcieron las cosas, fue un encuentro vibrante donde el Atlético dio un recital de buen fútbol y solo la maldita mala suerte se cebó con el entonces actual campeón español impidiendole avanzar más en la máxima competición continental.

Me enamoró ese equipo, capaz de hacerme disfrutar como un enano, y de llorar a moco tendido en tan poco tiempo. Lo tenía todo. La garra de Simeone, el toque de Pantic, la magia de Kiko, las subidas de Aguilera…a partir de ese día, yo ya era uno mas en la parroquia colchonera. Años después llegarían los goles de Vieri, la calidad del irregular Juninho, la fuerza de Hasselbaink, el talento puro de Luis García, la aparición del Niño Torres…ahora es Agüero el que mas esperanzas me da. Héroes, jugadores con los que te identificas, y que llegas a mitificar, pero ninguno tan importante como el propio equipo.

Últimamente corren malos tiempos en la ribera del Manzanares. Quizá en la peor época de nuestra historia, con unos delincuentes que tienen secuestrado al club. Pocas buenas noticias acompañan a un club que se ha acostumbrado a vivir como un Pupas cuando debe ser siempre ganador. Un club que siempre fue capaz de todo. Capaz de perder la Copa de Europa en el último minuto de la prórroga y al año siguiente levantar la Intercontinental tras una remontada épica. Capaz de bajar a segunda y batir el record de abonados. Capaz de ganar nueve ligas, nueve copas, o una recopa. De lo mejor, y de lo peor.

En este pequeño rincón, he elegido hablar de mi Atleti. Pablo no me pedía nada concreto, podría haber hablado de otros recuerdos futbolisticos, de mis veranos en el pueblo siguiendo a la selección española, de cómo unas simples galopadas del descarado ‘Golden Boy’ Owen en Francia 98’ me acercaron al Liverpool, de Steven Gerrard, mi gran ídolo o simplemente de las míticas colecciones de cromos en la infancia. Muchos temas, que aquí no tienen cabida. Elijo hablar del Atleti porque es lo que mas valoro. Nada en esta vida es comparable a sentir al Atleti como hacemos los colchoneros, al menos para mí. Ser seguidor del Atlético de Madrid va más allá del fútbol. La relación entre el hincha rojiblanco y el equipo supera límites insospechados. Es una comunión infranqueable, una especie de amor-odio, que recuerda a la vida misma. Cuanto más daño te hace, mas le quieres.

Hay ocasiones en las que el fútbol se sumerge tanto en tu vida, que te afecta emocionalmente. Supongo que no seré el único al que le pasa esto todos los días. Las consecuencias a veces pueden ser muy traicioneras. Yo no daría marcha atrás a nada, porque para mí, como para muchos, el fútbol está por encima de todas las cosas.



P.D. Javi es un joven aficionado al fútbol, apasionado del Atleti y del Liverpool y fan incondicional de Steve Gerrard. Vive en Cuenca y algún día será una estrella de la comunicación; su conocimiento del fútbol internacional no tiene límite. Actualmente administra dos blogs: El Fútbol de Javi y Javi Liverpool FC, además de colaborar en Más que Fútbol.

9 comentarios:

Carlos dijo...

Gran Post, desde luego CErezo y Gil os tienen vendida la moto de que sois el pupas y que si se pierde pues no pasa nada, porque sois el pupas. Haber si venden ya despues de tanto fracaso...

Saludos

Alvaro dijo...

Muy bueno. De lo mejor que se ha sacado Javi de su chistera. No habéis empezado bien la Liga, pero seguro que váis a mejor.

Saludos.

zaragocista dijo...

Bejbl...vaya crack. Eso sí que era un futbolista. De Miliko ni hablamos. Un montruo con esa zurda demencial. Y Kiko, un enorme goleador no suificientemente valorado.


Gran equipo tenía el Atleti, y a mi modo de ver, un enorme entrenador.


Saludos.

christian dijo...

sublime, el final es sublime. el último parrafo creo que nos define a muchos de nosotros. Javi es un crack, dice que ser del altleti es distinto, seguro que lo es. pero creo, por otra parte que cada aficionado siente que ser de su eqipo es distinto. yo por ejemplo, lo pienso, ser de la real sociedad, es distinto... jeje
bueno, q esto está magnifico javi, sobretodo el final

un saludo a ambos cracks

Javi dijo...

Gracias a Pablo por permitirme escribir en este rincón. Para mi ha sido un placer poder describir aqui, un pequeño trozo de lo que significa para mi el fútbol.

fernando dijo...

Una puntulación, en algún comentario, he leído que Pantic era zurdo. NO. Era diestro total.

REcuerdo aquel partido. Estuve en el campo. Un día más que acudía al campo de mi equipo a ver un partido europeo. Esnáider nos jodio la noche. Nunca lo olvidaré. De haber pasado, podríamos haber ganado la Copa de Europa.

Fisn0 dijo...

Me ha llegado tu forma de escribir. Apasionante. Un saludo

Stubbins dijo...

Enorme post el de Javi. Enorme el sentimiento que refleja y enorme también la rabia expuesta por la actualidad del equipo.

Se lo he dicho infinidad de veces en sus blogs. Tiene una madurez increíble para un chico de su edad, por lo menos cuando pone bolígrafo sobre papel o yema de los dedos sobre teclado.

La última frase la ha aprendido, como buen red supporter, del mítico Bill Shankly.

Un saludo MONSTRUO!!

Suca dijo...

Joder Javi, cuando empezaba a olvidar esa noche... vas tú y me la recuerdas! jajaja, es broma. Esa noche no creo que la olvide nunca, de los mejores partidos que vi hacer a Kiko. Luego nos echó un tipo que tenía clase pero que se dejó llevar y que precisamente jugó en el Atleti, sin aportar nada del otro mundo. En fin... gran post. Por cierto, no digamos que Pantic fue zurdo por favor!! tenía una diestra de seda... Un saludo.