jueves, 28 de febrero de 2008

¿Y ahora qué?

Escribir con el corazón lleva añadido el incoveniente de que, al expresarte, puedas contar muchas más cosas de las que realmente quisieras; bien por desenfreno, bien por pasión desmedida o bien, como es mi caso, por dolor incontrolado. Por otra parte, lleva también la ventaja de poder quedarte tan agusto o más de lo que realmente te gustaría. Porque en el corazón y el sentimiento se aglutinan todas las sensaciones, euforias y frustraciones que derivan de los sueños, el deseo y la sangre amontonada en un puño apretado.

Resulta que durante varios años he ido cargando sobre mi espalda la burla insensata de varios lunes de desidia. Resulta que llevo varios años viendo como mi padre comienza las temporadas con el color encendido en su rostro y las termina con la mirada apagada y el gesto fruncido. Resulta que durante varios años llevo escupiendo al aire mis designios y la gravedad termina por devolver la saliva hacia mi propia mirada. Resulta que llevo varios años escuchando mentiras y aún quieren hacernos creer que en la ignorancia existe una verdad que va más allá que la del resultado. Resulta que el sábado nos visita el Barça y la sombra del último cero a seis es tan alargada que comienzo a sentir más ganas de esconderme bajo una sábana que de ver a mi equipo haciendo el ridículo una vez más.

Durante mi corta vida de aficionado he atravesado varias etapas en las que me he sabido consolar a mí mismo repartiendo las culpas según fuese viendo el significado de la evolución derrotista de mi equipo. Como los caminos por el desierto han sido mucho más frecuentes que los recorridos por el jardín de la opulencia, a menudo me he sentado con el gesto serio, los brazos cruzados y la lágrima candente. De alguna u otra manera, siempre he terminado harto de ridículos.

Durante mi primera etapa, infectado por el verbo populista de Gil, llegué a creer en aquello de las conspiraciones y los errores infundados. Como no era más que un jovencito impregnado en sueños y colores rojo y blanco, me creía a pies juntillas aquella teoría de que el entrenador era el culpable de todo. Así, uno tras otro fueron pasando por el banquillo del Calderón entrenadores de varias nacionalidades, estilos y discursos. Ninguno valía.

Más adelante, ya con la coherencia como asignatura primordial dentro de mis obligaciones, comencé a darme cuenta de que, como en las películas, los principales actores de cada partido son los propios protagonistas. Qué culpa podrían tener Luis, Manzano o Ferrando con tipos como Emerson, Mussampa, Richard Núñez o Nikolaidis; simplemente, sus probabilidades de éxito se reducían a cero.

A día de hoy, con una afición anestesiada por el fracaso y autoconvencida de sus leyendas más dañinas, las críticos, en su masa global, se reparten en dos frentes bien diferenciados. Los hay quienes vuelven a sentir que el entrenador no consigue sobrellevar en su espalda el peso de un club con más de cien años de historia. "Aguirre vete ya", ese es su discurso. Otros, más forofos con el tema de la camiseta y con el sentimiento más a flor de piel y el convencimiento del discurso demagogo revoloteando sobre su pensamiento, no dudan en escupir improperios contra quienes, para ellos, ensucian el escudo que tanto aman. "Jugadores mercenarios", ese es su lema.

Pero aparte de ellos existimos otros. Un pequeño grupo de aficionados fieles, soñadores y pasionales que, conscientes de nuestra propia desgracia, hemos sabido mirar hacia arriba para encontrar al verdadero culpable de los fracasos. Durante meses, llevamos escuchando en las ondas nocturnas, como un periodista de prestigio lleva descalificando al presidente de un club con el despreciativo calificativo de "gordito del bigote"; resulta que, mientras en su pésima gestión, el presidente del Valencia, en dos años de mandato ha visto a su equipo clasificarse para la Champions y rozar la final de la Copa del Rey, los atléticos de corazón echamos cuentas y en los balances nos sale que en los últimos diez años nosotros apenas hemos rozado ese intento de proeza y, sin embargo, desde las ondas nocturnas no se descalifican los contínuos fracasos de aquel que es capaz de sonreir después de la derrota en un derbi o de aquel mismo que tiene la desfachatez de posar para una cámara con la camiseta del máximo rival extendida sobre el pecho. Al amigo nocturno de Cerezo, no le apetece ver fantasmas.

Durante años se ha bailado al son que marcaban Gil y Cerezo y nos ha ido de pena. Se han cambiado a más de cien jugadores y a una docena de entrenadores y el mecanismo sigue sin funcionar. Si las piezas no funcionan ¿Por qué no cambiar a los mecánicos? Yo, desde luego, cada vez lo tengo más claro ¿Y vosotros?

18 comentarios:

Juan Ramón dijo...

Además hay que añadir que ese periodista alardea de ser Atlético hasta la médula lo cual sería más merecedor de utilizar a veces su programa para hacer una verdadera crítica constructiva.Pero en este país existe Pablo un octavo pecado capital.O quizá sigan siendo siete,ya que en españa la pereza no es pecado.Ese octavo o séptimo según se mire es el AMIGUISMO.Por el interés te quiero Andrés como diría aquel.Cerezo es íntimo de de la morena y no interesa,como lo fué en su día Aragonés y también empieza a desinteresar.No vende.Si el supiera el bien que a traves de su programa podría hacer a los verdaderos atléticos............
Un saludo

sergiocortina dijo...

Pero aquí el que parte es Gil Marín, máximo responsable de lo que ocurre. Cerezo creo, yo, duce menos en el asunto. Eso si, lo de la camiseta es infumable

Silvi dijo...

Tu post es desde el sentimiento y eso siempre llega. La verdad es que yo a tus preguntas finales crero que lo tengo claro, que cambien lo que hace ya que no cambian porque el resto lo han hecho ya con todo. Que se vaya la cúpula en pleno y creo que irá mejor.

Saludos

Javi dijo...

Yo pertenezco a esa minoría, y me rebota bastante que haya gente supuestamente tan atlética que mire hacia otro lado, o se haga la tonta ante una situación tan evidente.

Me duele tener que mirar hacia ese par de payasos en cada batacazo como grandes culpables y ver la poca verguenza que gastan, pensar que este club dificilmente tenga solución. Me cansa tanto sin sentido.

Sobre los medios de comunicación, les odio bastante por este tema, y no solo es la ser, muchos amigos tienen esta gentuza. Ocultan la realidad del club y tienen buena parte de culpa en la frecuente carcajada generalizada en la que nos hemos convertido, aunque cueste decirlo.

un abrazo, gran post Pablo

piterino dijo...

Gran post, Pablo, como dices al principio, cuando se escribe con el corazón se puede estar o no de acuerdo, pero el lector se involucra en el texto.

Estoy de acuerdo en tu razonamiento de principio a fin, sólo le veo un pequeño problema a "tu coche": los mecánicos son los dueños del automóvil, y eso cambia las cosas. Una de tantas derivaciones incómodas del fútbol moderno.

Saludos.

Pablo dijo...

@ juan ramon

Un presentador que alardea de ser atlético y no sabe ni cuantas ligas ha ganado el Atlético. Mejor no me hagas hablar.

@ sergio cortina

Pues sí, el que actúa en la sombra es el que no da la cara y el que la da se ha convertido en el bufón mayor del reino.

@ silvi

El equipo ha tocado fondo, no ya en cuanto a resultados si no en identificación y sentimiento. Este equipo, Champions o Uefa aparte, no es ni la sombra de lo que fue. Se han perdido todos los valores.

@ javi

Como te dije el otro día, amigo, la afición está anestesiada. Parece que se han creído aquel viejo discurso de que el mundo está en nuestra contra y tenemos que tragar con lo que venga.

@ piterino

Efectivamente, ese es el gran problema y así se lo comentaba yo ayer a un amigo. Está claro que si algún día deciden abandonar el coche, lo dejarán en el desgüace.

Fútbol en Clave dijo...

Es una lástima que pase en un gran club y con buenos jugadores, excepto en la defensa.

Abrazo!!

guido dijo...

Lo del Aleti es un fenómeno inexplicable...

Suca dijo...

Es evidente que la cosa está enquistada. Si se ha cambiado todo menos los de arriba y la cosa sigue sin funcionar, ellos mismos deberían darse cuenta de que tendrán bastante que ver. No puede ser que Aragonés, Manzano, Ferrando, Bianchi, Aguirre... todos sean malos.

Estoy muy de acuerdo en todo lo que se ha dicho, tanto Pablo como los comentarios. Cerezo no pinta casi nada, el que manda es Gil Marín. Cerezo sólo da la cara ante los medios para que se rían de él. La forma en que lo trata De la Morena, como si estuviera con un amigo que es el 'tonto' del pueblo, es para echarse a llorar. Y lo de la camiseta del Madrid, por mucho que digan, a mí me duele. Se supone que ese señor tiene que representarnos, y no sé vosotros, pero yo no me pondría una camiseta del Madrid, eso es lo último.

También estoy de acuerdo en que por mucho que nos duela, el club es de esos señores, no de los socios, aunque fue precisamente Gil quien cambió eso. Así que me temo que harán con él lo que quieran.

Un saludo a todos.

Vicente S. dijo...

Hay un planteamiento muy habitual cuando se habla del Atlético que nos está haciendo mucho daño. Y es aquel que dice que "como son los dueños, no se les puede echar".

Pues puede ser que no se les pueda echar. Pero Lopera es también el dueño del Betis y las que le han montado son tremendas. Y Bautista Soler es el dueño del Valencia y más de lo mismo.

Pero aquí, entre la prensa y las campañas de publicidad del club, nos han hecho creer que somos una buena afición. Pero no somos una buena afición, no somos la mejor, ni mucho menos. Somos LA PEOR. Podemos ser la más fiel pero somos la peor.

Y la cuestión de la prensa, bien apuntada, porque menudos palos da a Soler o a Lopera o a tantos otros. Pero no es un problema de amiguismo, es un problema (y se que sonara muy duro) de sobresueldps a fin de mes y de pisos en Marbella.

futbolsevilla dijo...

Por lo que te leo a tí y en otros blogs sobre el Atlético veo que la afición está realmente quemada. La verdad es que no hay nada peor que ver como pasan jugadores, entrenadores y todo tipo de cargos, y siempre permanecen los mismos. Es desesperante.

Un saludo.

CALIGULA dijo...

Acaba de publicarse tu artículo Pablo.

Muchas gracias.
Saludos porteños.

Christian dijo...

bueno... q de cosas ay por aqi..
primero: NIKOLIDIS CRACK, JUGON. fue una gran perdida para vosotros q se marchase a presidir el AEK... creo q fue el unico fichaje potable n muchos años.

y despues, me gustaria hablar de de la morena, un tipo q me cae mal, pero q debido a lo pauperrimo de su competencia, aguanto cada noxe. lleva años, como dices, descalificando al presidente del valencia por su gestion, metiendose con su fisico. en q mundo vive de la morena???? q a una persona se le puede insultar por esa vanalidad??? despues tiene una fundacion q ayuda a gente. El sumum de la hipocresia...
y q como dices, sea amigo de cerezo y no se le escape ni una critica y se resigne a publicitar el pupismo...
pues patetico.

en fin, q adelante. q ninguno de los tres grupos da en el clavo. la culpa es de todos.

un abrazo y suerte

Stubbins dijo...

Gran post Pablo, como dices tu escrito desde el corazón. Me ha parecido una muy buena autocrítica de una aficionado rojiblanco, como no podia ser menos tratandose de su excelencia.

Hace mucho que no escucho al rey de las ondas nocturnas. Cuando lo hacia años atrás, me irritaba mucho cuando de modo sarcastico y cínico hablaba del "Glorioso" con una sorna de lo más ofensiva. Sin ser atlético a mi ya me parecia una burla mayúscula hacia una entidad y sus aficionados.

La situación del Atleti es bastante critica, pero todos sabemos que eso se cambia con goles. Entonces todo el mundo se olvida de los problemas.

He leido tu post sobre el Atlético en "La pelota no dobla". Excelente. Como no podia ser de otra manera.

Saludos Pablo.

Alvaro dijo...

Pues resulta que habéis vencido, Pablo, y que de paso nos hacéis un favor. Enorme el Kun, increíbles sus quiebros con el cuerpo en sendos goles.

Un abrazo.

rubén dijo...

Bueno, amigo, llego un poco tarde porque tu Atleti ganó. Y yo que me alegro, jejeje.

Ahora con el artículo, muy bueno. Has dicho mucho y bien y además se nota que te ha salido de dentro.

Quizá me lo tomes a mal, ya te lo he dicho en más de una ocasión y desde luego no quiero que así ocurra, pero parte de los males del equipo es que no han sabido vivir el momento en el que se estaba. Tanto aficionados como jugadores, habéis pensado y seguís pensando que sois el equipo que un día fuísteis, pero no. El Atleti fue grande, pero ahora no lo es.
Es difícil de asimilar, pero es el primer paso para poder volver a la grandeza.
No se puede vivir engañado pensando que se opta a algo, porque luego la caída es brutal. Son ya muchos años de 'mentiras' y creo que vosotros deberíais de ser los primeros en daros cuenta de que así no llegáis muy lejos.

Esto es lo que veo desde fuera.

Un abrazo, Pablo!

Pablo dijo...

@ futbol en clave

Pues sí, una auténtica lástima. La defensa de lástima, de pena y de pesadilla.

@ guido

Pues lo que los atléticos esperamos es que nos den pronto una explicación. Aunque me temo que esta no llegará.

@ suca

Efectivamente, ahí el que maneja los hilos es Gil Marín, que permanece escondidito mientras pone la mano. Cerezo es un bufón y un payasete.

@ vicente s.

Entiendo tus críticas a la afición del Atleti. Está como anestesiada. El sábado parte del público se levantó contra Cerezo y me parece totalmente vergonzante la manera despótica con la que les trató.

@ futbolsevilla

El problema es que la mayoría de los jugadores que fichan no dan la talla. Crean un listón, la gente se ilusiona y al final la bomba termina siempre estallando, aunque la mierda nunca salpica a los de arriba porque están bien parapetados.

@ caligula

Muchas gracias por la oportunidad que me has brindado. Un saludo amigo.

@ christian

Efectivamente, la culpa la tienen todos, pero hay un punto en el que has incidido y que es primordial a la hora de no respetar las verdaderas aspiraciones: la publicitación del pupismo. Mientras sigan diciendo que somos el pupas seguiremos siendo eso, el pupas. O sea, nada.

@ stubbins

Es cierto que los goles cicatrizan muchas heridas, pero no podemos caer en el error de pensar que por una victoria los problemas están solucionados.

@ alvaro

El Kun es el Atleti. Es lo que fue el Atleti. Lo que debe ser el Atleti.

@ ruben

No me lo tomo a mal. Soy respetuoso e incluso me gusta aprender de las criticas. En parte no te falta razón, le exigimos títulos a una plantilla de medio nivel. No es menos cierto que siempre será lícito exigir más a tu equipo. Yo no exijo títulos, exijo compromiso, lealtad y, sobre todo, recuperación de los valores. No pido un triplete, lo que pido es que se recupere el camino, sepamos recorrerlo y, de aquí a dos o tres años, poder recoger los frutos. Lo que no se puede es estar empezando de nuevo cada mes de julio y si se empieza de nuevo cada verano es porque falla una gestión tras otra.

La quinta del Buitre dijo...

Buen post, Pablo.

En referencia a la política deportiva, te diré que de nombres como Kezman o Musampa yo esperaba más. De haber llegado a España a otro equipo el serbio, ahora en el Fenerbahce, otro gallo hubiera cantado. Y Musampa en el Málaga estuvo genial.

Para mí desde que los Gil llegaron al Atlético, vuestro club perdió grandes señas de identidad.


Un abrazo, amigo.