martes, 22 de abril de 2008

¿Por qué interés se quiere a este "Andrés"?

No soy muy partidario de pararme a hablar de los medios de comunicación en este humilde espacio de opinión, historias y encuentros diversos. Cuando lo he hecho, he tratado de hacer primar la ironía sobre el enfado, la realidad sobre la noticia y la palabra sobre la voz. No soy partidario de perder mucho tiempo hablando sobre programas o diarios porque lo considero un acto de soberbia imperdonable, siendo yo como soy un mero aficionado y siendo ellos como son un grupo de prestigiosos profesionales.

Tampoco pienso entrar en las entrañas de una crítica despiadada, solamente quiero jugar a las preguntas de aficionado perplejo, dolido y sin cicatrizar. Hace tiempo que quieren ponernos una venda en el lugar equivocado; nos duele el alma e intentan taparnos los ojos. Hace tiempo que quieren taponar la hemorragia en el lugar donde no corresponde; tenemos roto el corazón e intentan taponarnos los oídos. Nos cuentan lo que quisiéramos oír, que nos es la triste verdad sino una inquietante mentira. Nos hacen ver lo bonito que es el mundo mientras las raíces del árbol maldito siguen creciendo y destruyendo los cimientos de una historia que cada vez tiene más difícil eso de alcanzar un final donde se cazan, se cocinan y se comen las perdices.

Desde “El Larguero”, ese prestigioso y premiado programa deportivo, que, reconozco, escucho a diario desde hace casi veinte años, llevan varios meses tomando declarado partido contra la gestión de un hombre que, todo sea dicho, es como un niño torpe que rompe todo lo que toca. Para justificar el desastre de su gestión, que lo ha sido, no inventaron mejor excusa para provocar al individuo y criticar sus maneras que apelando a su imagen personal; “el gordito del bigote”. Curiosa manera de catalogar a las personas. Conozco a gorditos con bigote que no se llaman Juan Soler y que, sin embargo, son capaces de comerse el mundo, regalar una sonrisa o provocar admiraciones. Por lo que, en principio, queda bastante claro que ni el hábito hace al monje, ni las apariencias ayudan a desengañar al más pintado.

Le preguntaría yo, al señor De la Morena, sin dejar de criticar la nefasta gestión de Juan Soler al frente del Valencia que cuántas Copas ha ganado el Atlético en los últimos diez años, o algo más alcanzable a su historia, cuántas veces ha quedado el Atlético entre los cuatro primeros, con plaza, por lo tanto, para disputar la Champions League, en los mismos últimos diez años. Pero como la respuesta es tan elocuente como la desfachatez demostrada, mi siguiente pregunta sería la de "¿Por qué?"

¿Por qué se critica con saña a un presidente que ha conseguido unos mínimos logros y no se critica de ninguna manera a una directiva que, año tras año, conduce hacia la ruina a un equipo histórico? ¿Acaso como Enrique Cerezo y Gil Marín son delgados y no tienen bigote no son dignos de crítica alguna? ¿Es que es más gratificante humillar a un dirigente por su aspecto físico que dejar de hablar mal de un payaso que en cada declaración renueva su espectáculo circense?

No sé hasta qué punto la afición valencianista se siente molesta cada vez que un periodista en particular, o medio en general, arremete contra su directiva, lo que sí se es como me siento yo, que llevo viviendo y muriendo por el Atleti desde que tengo uso de razón, cada vez que se pasa de largo por el verdadero problema del club; asqueado.

El Valencia, que durante varias temporadas jugó, con aciertos y desaciertos, a los cambios de poder, viene hoy de rebote descendente después de haber alcanzado el techo durante varias temporadas. Un rebote tan descendente que incluso le pone de cara la posibilidad aterradora de caer en el fuego de la segunda división. El Atlético ya cayó a ese pozo atroz y, con la misma directiva, sigue cayendo a otros pozos de mediocridad. Pero aquí no pasa nada. Resulta más rentable afilar las uñas contra un gordito con bigote que dejar de reírle las gracias a un payasete con gafas (y que conste que yo llevo gafas).

5 comentarios:

piterino dijo...

Es casualidad, pero te fijas en los dos equipos que están dando forma a mi próximo post. Serendipia, o como se llame, jeje.

Estoy contigo de acuerdo en una cosa: cuando a un periodista que se sabe encumbrado se le mete entre ceja y ceja un personaje, no descansa hasta hundirlo. Lo hacía José María García, y lo hace ahora De la Morena.

Eso sí, lo que está pasando en el Valencia es grave, muy grave, y la imagen y las decisiones tomadas hacen plantearse en qué manos está el club, más allá de expresiones desafortunadas de un periodista endiosado.

No termino de coincidir en tu visión sobre los responsables del Atlético, aunque lo intentaré explicar en ese inminente post.

Un saludo, amigo!

Suca dijo...

No voy a decir mucho más de la directiva porque ya lo has dicho tú. Tienes más razón que un santo. En cuanto a De la Morena, estoy de acuerdo con Piterino en que está copiando algunas (o muchas) cosas del peor García.

Lo del Atleti, está claro que se lleva bien con sus dirigentes y que es un equipo que le reporta bastantes oyentes, por lo que supongo que le va mejor para sus intereses hablar bien de ellos. Es decir, primero sus intereses personales y después el respeto hacia los oyentes (yo también escucho El Larguero, por cierto).

Un saludo!

David dijo...

Bien comentado. Un ejemplo más del desbarajuste fue el del otro día sobre Luis Aragonés (un rato después de que interviniera en "Tengo una pregunta...").

De la Morena y otros cínicos se preguntan por qué Aragonés dice que le insultan y al cabo de menos de cinco minutos -textual- están especulando sobre si está viejo y no rige. Yo creo que es como para sentirse insultado.
Por no hablar de molde preconcebido que tienen para tratar a todo el mundo, y en esto cabe generalizar con casi todos los de deportes de la SER.
En fin.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Pablo, firmó tu artículo al 100%. Tienes toda la razón del mundo. Un abrazo.

Billie dijo...

Ojalá hubiera conseguido la directiva del Atleti los mismos títulos que la del Valencia en los últimos 12 años: ligas, uefa, copas del rey, finales de champions... Saludos