martes, 30 de diciembre de 2008

El año de las luces

Durante años anduvimos perdidos en el laberinto de nuestros propios sueños. Dada nuestra condición de pesimistas, perdimos más tiempo analizando el problema que buscando una solución. Cuando tuvimos la solución fuimos poco precisos a lahora de pronosticar porque, una vez más, nos sentíamos dueños de nuestro fracaso mucho antes de que este llegara. Como la autoflagelación va diseñada a medida con nuestro carácter, nos pusimos, una vez más, la venda antes que la herida y nos preparamos para recitar todas nuestras plegarias. Cuando llegó el éxtasis, nos pilló tan desprevenidos que aún hoy, meses después del apogeo, no terminamos de ser conscientes de que aquello que vimos fue un ejercicio de fútbol tan puro que solamente el tiempo se encargará de beatificar como un equipo de leyenda.

Termina el año de las luces. El que se encargó de iluminar nuestro presente y marcar, por fin, los designios de nuestro futuro. Desde este dos mil ocho, hacia adelante, sabremos, esta vez sí, como debemos jugar, cual es el estilo correcto y por qué el mundo, por una vez, se ha parado y ha vuelto la cabeza para seguir nuestro ejemplo. Fue el año de la Eurocopa, de Cristiano Ronaldo, del renacido que moría de desidia y del resucitado que apagaba sus cenizas. Barça y Madrid, Madrid y Barça, siempre como un columpio de vaivenes en el que dos niños se empeñan en alcanzar la misma altura y solamente el que está abajo puede contemplar cuán alto puede volar su enemigo.

Como tendemos más a relamernos que a desquitarnos, sería inútil hacerle este escueto resumen al año sin incidir en lo que fue oro y se convirtió en tierra y en la ecuación viceversa que da sentido a las teorías de vasos comunicantes que convierten al fútbol en el más prodigioso deporte del planeta. Quizá, allá, por el horizonte, nadie alcance a recordar a dónde fueron a parar aquellas palabras de consejo dictadas por los hombres fuertes del vestuario madridista y que le recomendaban a Ramón Calderón no romper el equipo que se había convertido en campeón. Que las palabras fuesen más consejo o miedo a perder el sitio no pudo quedar patente, más en el error de incidir en el cumplimiento a rajatabla del mismo, Calderón y sus adláteres se dejaron en verano todos los deberes sin hacer y aquella carta ganadora por la que apostó todo el mundo terminó siendo un maldito farol que les condenó al más absoluto de los ridículos. Donde estaba Schuster ahora está Juande y desde el mismo patíbulo al que subieron al alemán, tendrá que manejar el manchego una nave con más vías de escape que aquel Titanic que se hundió en el ártico y se mitificó en el cine.

Precisamente es Juande uno de esos condenados por el poco valor de la memoria y el exceso énfasis en la mitificación y desmitificación de especies. Primero mago de los banquillos y después condenado al cadalso del fracaso, tuvo tiempo de expiar sus culpas y sentarse de nuevo en el banquillo del Bernabéu para volver a empezar su leyenda. Decisiones así se comparan más con actos de fe que con actos de convencimiento; aunque en el fondo, entrenar al Madrid y buen puñado de euros son dos razones más que suficientes para convencer a cualquiera. Y quien le dejó el puesto ni supo estar ni supo irse y, ni mucho menos, supo convencer a los más crédulo que, quizá tenían razón cuando, a principios de verano, le señalaban como el hombre que devolvería al Madrid la tan añorada excelencia.

El mayor problema derivado de esa misma excelancia es, para los blancos, que desde hace más de dos décadas, aquella ha tendido a sentarse más veces en la mesa del enemigo. Como el enemigo, blaugrana y estilista, fue diseñado desde el vértigo, suele desconfiar a veces del peligro de las alturas y, cuando cae, lo hace con tanto estrépito que sus ruinas quedan esparcidas por todos los estratos sociales de Cataluña. Como recomponerse le cuesta tan poco como volver a poner en marcha el mecanismo preconcebido de su plan, no debe resultar extraño que, en poco más de un año, hemos pasado de ver a un equipo calamitoso a volver a ver al mejor equipo del mundo. Todo es cuestión de mover las fichas adecuadas, cambiar alguna pieza por otra y mantener el mismo plan de ataque y el mismo tablero de combate.

Un año, como los demás, lleno de vencedores, vencidos y guerreros de vieja escuela con firmes promesas de regreso a la élite. El año en el que el Manchester United volvió a ganarlo todo, el año en el que el Inter de Milan empezó a cerrar su particular caja de Pandora, el año en el que la Premier se convirtió en santo y seña del fútbol más enérgico jamás visto, el año en el que el Atleti, la Juve y el Liverpool quisieron decir que los viejos rockeros nunca mueren. El año del santo Casillas parando penaltis que nos llevaron a la gloria, el año del gol de un niño Torres que se hizo mayor junto a las verdes praderas alpinas, el año que consagró a Xavi como el centrocampista perfecto, el año que diseñó en Cristiano Ronaldo el prototipo de futbolista perfecto y el año que nos presentó a Messi como el verdadero artista del futuro.

En el futuro está la vida y en nuestra vida seguirá estando el fútbol. Termina y año y empezará otro; con más de Casillas, más de Torres y más de Xavi para nuestro disfrute. Con más de Ronaldo y Messi para el disfrute general. Y con más apariciones, victorias y goles para alivio de este enfermo aficionado que hoy escribe estos párrafos y que, gracias a los futbolistas, encuentra cada semana una excusa perfecta para sentarse a escribir delante de su ordenador. Feliz año nuevo a todos.

7 comentarios:

Atléti1903 dijo...

Buenas,de este 2008 en lo futbolistico,me quedo con la vuelta del Atlético de Madrid a la Champions League,y la consecución de la Eurocopa,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

miguel diaz dijo...

Desde luego, qué sería de nosotros sin el fútbol...

Del 2008 me quedo sin dudarlo de la Euro2008, qué manera de ganar un campeonato. Autoridad, buen juego...

un abrazo y feliz 2009. miguel

Rubén dijo...

Desde luego que ha sido un año lleno de emociones, para todos. Para los madridistas, la primera mitad del año fue emoción positiva. Para todos los españoles lo fue en junio con la Eurocopa. Para los azulgrana lo ha sido en la segunda mitad y para vosotros, los rojiblancos ha sido el año en general.

Será difícil repetir un año así. Lo vamos a recordar por mucho tiempo.

Feliz año 2009, Pablo. Un abrazo, amigo!

piterino dijo...

Seguramente, un año irrepetible para el deporte español en su conjunto. Habrá otros éxitos y triunfos, nuevas alegrías, alguna decepción, ... Pero 2008 siempre será recordado como el año del deporte en España. En la memoria colectiva contemporánea, al lado del inolvidable año 1992.

Hacer un repaso mental de estos doce meses acompañado de tus palabras es un disfrute total. Un abrazo y Feliz año!

Stubbins dijo...

Feliz año nuevo, Pablo.

Este 2008 lo recordaré por aquel magnífico 22 de octubre donde tuve el honor de poder compartir contigo las horas previas a lo que fue una gran fiesta futbolística como el Atlético - Liverpool. Recuerdos imborrables.

Quizás repita visita a la capital en febrero. Será un buen momento para reencontrarse y compartir otra fiesta red..... Lo pasastes bien eh, granuja ;-)

Que el 2009 nos traiga episodios futbolísticos de auténtico epicismo.

Un fuerte abrazo, Maestro y Mentor.

Suca dijo...

Inolvidable 2008 y feliz 2009 a todos. En lo futbolístico, me quedo con la Eurocopa, cómo no. Uno de los mejores equipos que he visto en mi vida. Un saludo a todos.

cuap93 dijo...

hola soy christian el creador de elmejorfutbol-cuap93.Estoy interesado en tener un intercambio de link con tu blog. un abraso y te espero que pases por: elmejorfutbol-cuap93.blogspot.com/